Marchas de la Dignidad 22M – Crónica

Tuve la suerte de viajar a Madrid a las Marchas de la Dignidad. Llevaba más de diez años sin visitar la capital y se me presento esta candente oportunidad: subir en bloque desde Catalunya para dar apoyo a las manifestaciones. Lo ciertos es, que, pese a la corta estancia en la ciudad –un solo día- pude disfrutar de un magnífico ambiente, donde miles de personas de todas las partes del Estado se manifestaban bajo el lema de Pan, Trabajo y Techo, cosas que el sistema en el que vivimos es incapaz de dar.

 23:30 Mi bloque sale desde Plaza Catalunya dirección Madrid. Somos dos buses compuestos por jóvenes de Catalunya. En mi bus íbamos principalmente estudiantes de la Universidad Autónoma de Barcelona. Hacemos un descanso en una estación de servicio cerca de Zaragoza. Alrededor de las 3:30 el bus retoma su dirección. Apenas pude dormir ya que esos malditos buses son incomodísimos y, para colmo, si eres relativamente alto –mido 1.85- más aún; me levanté, después de únicamente 2 horas durmiendo, con dolor de cuello y de espalda.

8:00 Llegamos a Madrid. Nuestros buses paran en el barrio San Blas, situado a las afueras de Madrid, delante del futuro estadio del Atlético de Madrid (en la plaza Grecia). Ya que sobre las 9:30-10:00 empezaba la manifestación de nuestro bloque –formado por columnas de Aragón, Nafarroa y Catalunya-, estuvimos tomando un café en un bar cercano a la Plaza Grecia. Mientras tomaba el revitalizante café tuve la oportunidad de leer el diario La Razón, para distraerme un rato y ver la opinión del diario oficial del Partido Popular. Al leer dicho periódico, me entraban dos sensaciones distintas; por una parte, rabia, por la tremenda manipulación; por otra parte, diversión, porque me daba la sensación de estar leyendo un cómic. Un cómic lleno de descalificativos y sensacionalismo (y luego hablamos de libertad de prensa…)

San Blas animándose

 9:30 Se respira ambiente en Plaza Grecia. San Blas comienza a llenarse de gente, distintos colectivos comienzan a llegar. Esperamos un rato a que llegue el último bloque para emprender el camino dirección Atocha, se comienza a cantar y se para el tráfico. Mínima presencia policial. El último bloque al llegar es recibido con aplausos y sonrisas.

Más gente en San Blas
Más gente en San Blas

10:30 – 11:00 La ruta Nordeste parte de Plaza Grecia dirección centro de Madrid; nos esperan doce kilómetros de camino, prácticamente la mitad de Madrid. Se observa una gran cantidad de gente. Ya en calle Alcalá, aparece un medio de comunicación controlado por el Partido Popular, RTVE; son recibidos con el cántico “Televisión, Manipulación”. Desde San Blas sabemos que los grandes medios manipulan y solo sirven a determinados intereses.

Partimos de Plaza Grecia
Partimos de Plaza Grecia

 12:30 Luego de aproximadamente dos horas caminando, se hace un descanso para comer a temprana hora. Muchos vecinos y asociaciones esperan a la gente con comida y sonrisas, con solidaridad. Tuve la suerte de comer un arroz con verduras exquisito.

Descanso para comer
Descanso para comer

13:30 – 14:00: Vuelta al recorrido, y esta vez, sin descanso intermedio. Nos aproximamos a Atocha. La cantidad de gente es cada vez mayor. La presencia policial sigue siendo mínima. Como anécdota, recuerdo una conversa que tuvo un amigo mío con unas señoras mayores durante el transcurso del recorrido. Las señoras decían que tirando petardos se provocaba a la policía. Nosotros, lógicamente, nos quedamos a cuadros. El ultrapacifismo de algun@s es preocupante, con flores y flautas no va a llegar el cambio social. Durante el trayecto pasamos por la Plaza de Toros de las Ventas, por la Plaza de la Independencia y, finalmente, rodeamos el Retiro hasta llegar a la estación de Atocha.

Delante de la Plaza de la Independencia
Delante de la Plaza de la Independencia

 17:00 Llegamos a Atocha, el punto de encuentro de las diferentes rutas de bloques. Nos encontramos con un espectacular ambiente, miles y miles de personas están concentradas en la plaza. Se observan banderas de todo tipo: republicanas, ikurriñas, esteladas (rojas), de la antigua URSS, etc. El internacionalismo de los pueblos de España estaba en Madrid. Es casi imposible avanzar, nos dirigimos a la manifestación. Vamos al Paseo del Prado dirección Plaza Colón. Tardamos casi 2 horas en llegar. Se comienza a observar una mayor presencia policial.

Manifestación multitudinaria en Atocha
Manifestación multitudinaria en Atocha

19:00 Llegamos a plaza Colón. Se ven más furgones policiales y el ambiente comienza a estar más caldeado; los enfrentamientos con la policía están a punto de producirse.

Vistas desde la Plaza Colón
Vistas desde la Plaza Colón

20:00 Nos dirigimos al metro, nuestro bus de vuelta salía a las 21:00 desde San Blas. Justo antes de entrar, se oyen disparos de la policía, los disturbios están empezando. Entramos en la boca del metro para protegernos. Nos disponemos a entrar sin pagar el metro, intentamos un No paguem en Madrid. Después de varios minutos protestando delante de los guardias de seguridad y los secretas (se veían al vuelo), el intento del No paguem sale fallido y tenemos que pagar, pese a que una amable chica nos presta un billete con siete viajes. Gracias a la presión que hicimos, los colegas de la PAH (no sé la procedencia) pudieron pasar sin pagar.

21: 30 Llegamos al bus con algo de retraso, volvemos a la ciudad Condal. El viaje, a diferencia de la ida, se muestra más tranquilo y con un ambiente más relajado; luego de prácticamente doce horas caminando a paso muy lento, estamos muy cansados y con dolor de piernas. Alrededor de las 4:00 la Guardia Civil nos para cerca de Lleida, para realizar un control del alcoholemia a nuestro conductor (inicialmente creíamos que iba a ser un registro/control policial).

7:00 Llegamos de madrugada a la Ciudad Condal.

Los kilómetros recorridos por Madrid me enseñaron a una ciudad muy parecida a Barcelona, pese a que sea seis veces mayor. Ambas ciudades tienen una arquitectura urbana parecida. El centro, formado por anchas calles, me recordó a mi ciudad: el paseo de la Castellana, por ejemplo, se parece mucho a Paseo de Gracia. Lógicamente, la población en Madrid se encuentra mucho menos concentrada en comparación a Barcelona.

Me sorprendió también la poca presencia policial que vi durante las Marchas. Aunque el ayuntamiento de Madrid había dicho que habría unos 1.600 antidisturbios, lo cierto es que prácticamente solo vi al final. En Barcelona la presencia policial es mucho más alta.

Viajar a Madrid por un solo día con motivo de las Marchas de la Dignidad ha sido una experiencia muy positiva. Compartir recorrido con gente harta de este sistema en  unas bonitas y alegres marchas, disfrutar de un ambiente reivindicativo, con miles y miles de personas, ha de servir, en un futuro, como una herramienta más de lucha y demostración de fuerza a un sistema socio-económico que nos condena al paro, a la miseria y a la precariedad. Esperemos que gracias a estas Marchas, el tejido político-asociativo a nivel estatal, autonómico y local en todo el país se amplíe y siga adelante, articulando luchas por un objetivo común: el empoderamiento de las clases populares; el socialismo.

El camino es difícil, pero no imposible.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Reblogueó esto en Paraules Rebelsy comentado:
    Crónica del 22M, por Martín Madridejos Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s