Reforma de NNUU desde Venezuela

Trabajo perteneciente a la asignatura Relaciones Internacionales (UAB)

Autores: Albert V, Oriol V, Martín M.

REFORMAS INSTITUCIONALES

Estimado Secretario General Ban ki-Moon,

Desde la República Bolivariana de Venezuela creemos firmemente en la necesidad de reforma de las Naciones Unidas. Con el propósito de mejorar la actividad de los órganos principales de dicha organización, le presentamos una serie de propuestas destinadas a optimizar el funcionamiento de las distintas instituciones de las Naciones Unidas

Señor Secretario,

La Asamblea General  de las Naciones Unidas necesita armonizar y  desburocratizar los lentos procedimientos y métodos de trabajo que perjudican al funcionamiento de la organización. Actualmente, la Asamblea divide en seis comisiones los temas de mayor importancia. La quinta y la sexta comisión -Materia administrativa y presupuestaria y Contenido de derecho de ley- sería conveniente que se integrasen dentro de una misma comisión. Así, las pesadas cargas burocráticas que conllevan estas dos comisiones podrían comenzar a eliminarse.

La Asamblea General necesita adquirir el prestigio y el papel central que le corresponde dentro de la estructura de Naciones Unidas como el principal órgano que otorga legitimidad a la Organización. Por dicho motivo nuestra propuesta de modificación consiste en dotar al conjunto de estados Miembros que forman la Asamblea el poder de elección de los temas a tratar en las reuniones. SSSS

La Asamblea General necesita mecanismos para que la sociedad civil mundial pueda relacionarse y participar pasivamente, pese a las dificultades, en dicho Órgano. Las distintas organizaciones ajenas a los Estados deberían tener un papel más relevante en el si del funcionamiento de los temas que se tratan en la AG. Confiamos en la necesidad de establecer una semana anual para la comunicación entre dichas organizaciones y los Estados Miembros de las Naciones Unidas.

Señor Secretario,

La delegación permanente de la República Bolivariana de Venezuela en las Naciones Unidas también considera oportuno presentar las siguientes reformas relativas al Consejo de Seguridad destinadas a mejorar su democratización, eficiencia, transparencia y equidad:

En primer lugar, recomendamos la ampliación de la categoría de representantes permanentes y no permanentes en el Consejo de Seguridad, con la intención de asegurar una mayor equidad territorial, política y social. Esta ampliación se concreta en la incorporación de India y Brasil como miembros permanentes, pero sin derecho a veto, del Consejo; justificado por su condición de principales potencias emergentes del sistema internacional y representantes del mundo en vías de desarrollo. En la categoría de no permanentes, nuestra propuesta se basa en una ampliación de 10 a 20 el total de miembros (Incluir: 3 países africanos, 3 países asiáticos y del pacífico, 1 país europeo y 3 americanos) para solucionar el desequilibrio territorial de poder que encontramos ahora y asegurar la incorporación de países en vías de desarrollo con un peso político y económico notorio.

En cuanto a la división y el tratamiento de las materias consideradas en el Consejo, la Delegación presente aboga por ampliar las cuestiones de procedimiento en detrimento de las cuestiones de fondo, acrecentando las materias procedimentales para así poner al mismo nivel muchos de los temas tratados y reducir el rechazo a ciertos acuerdos mayoritarios por parte de países con una posición de privilegio dentro de la Organización. También divisamos la posibilidad de generar la obligación al Consejo de incluir en sus reuniones a los miembros de Naciones Unidas que fueren parte de un conflicto o controversia en debate (sin derecho a voto), aunque no tengan asiento en el Consejo de Seguridad. Evitando e impidiendo la celebración de reuniones precedentes informales a las del Consejo para convertir este órgano en una institución verdaderamente transparente y eficaz; además de promover las consultas con países que no sean miembros del Consejo y puedan verse afectados por sus resoluciones.

Cabe tener en cuenta la implantación de sanciones sólo en situaciones de gravedad extrema, agotadas todas la vías institucionales y de diálogo posibles. Estas sanciones no deben ser indefinidas y, en ningún caso, deben estar destinadas a derrocar aquellos gobiernos elegidos democráticamente y, consecuentemente, legítimos. A la vez, incorporar condiciones para levantar dichas sanciones cuando afecten a cuestiones de vital importancia humanitaria para la población civil.

Señor Ban Ki-Moon,

Respecto a la Secretaría General se propone que la Asamblea General otorgue al SG la autonomía y los recursos necesarios para designar nuevos cargos en la institución y destituir a aquellos que considere innecesarios o irrelevantes para el funcionamiento actual de NNUU, procediendo de dicha forma a una compleja renovación del personal adecuándose a las nuevas demandas de un Sistema Internacional en constante cambio. La elección y asignación de estos nuevos comisarios y la renovación “voluntaria” de los antiguos en ningún caso se producirá de forma totalmente arbitraria, sino que un proceso de selección abrirá o cerrará las puertas, reduciendo el abanico de selección basándose en la riqueza de cada país. Nuestro propósito es que el Secretario General adquiera más poder de obligatoriedad hacia los países, dirigiéndose a la colaboración de estos en el examen de las normas vigentes relativas al presupuesto y los recursos humanos, con el fin de mejorar las relaciones y favorecer la cooperación y el entendimiento entre los Estados Miembro; procediendo de dicha manera a una mayor democratización del proceso de asignación de recursos de la organización.

Por último, aportamos la proposición de que el Secretario General ostente la función de realizar exámenes periódicos de carácter exhaustivo de la Oficina de Supervisión Interna, con la finalidad de proceder a la realización efectiva de su autoridad, su independencia, su capacidad y sus conocimientos; reemplazando a la AG en esta función.

 REFORMAS FONAMENTALS

Llegados a este punto, también cabe en consideración una reforma fundamental que nos ha llevado a la eliminación, modificación o adición de diversos temas que nos parecen relevantes y que la Carta ignora.

Con este motivo, desde Venezuela proponemos un cambio consustancial en el artículo 61.1 de la Carta de las Naciones Unidas. Dicho artículo afirma lo siguiente: el ECOSOC estará integrado por cincuenta y cuatro Estados miembros de las Naciones Unidas. Creemos que el artículo, en pleno Siglo XXI, no se adecua a la realidad del Sistema Internacional. El nuevo mundo multipolar se ha ido ampliando a lo largo de su origen gracias a la adhesión a éste de distintos y múltiples actores. Fruto del proceso de descolonización, el número de Estados aumentó bruscamente; hoy en día existen aproximadamente 200 estados. De acuerdo a la solidaridad entre los pueblos, solicitamos la ampliación de los Estados Miembros del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas a 75 miembros, todos ellos, en vías de desarrollo. Gracias a esto, en mundo donde la mayoría de los países se encuentran en vías de desarrollo y en la pobreza, sería posible un mayor consenso y trabajo mutuo de estos países y así podrían desarrollar entre ellos una mayor cooperación internacional.

Respecto al capítulo IV que trata sobre la Asamblea General proponemos dividir el artículo 19 en dos puntos; por lo tanto quedaría de tal manera que el primero de ellos sería representativo, sin modificación alguna, de lo que ya expresa dicho artículo. El segundo punto establecería un marco relativo de situaciones de excepción, por el cual no se les retirara el derecho a voto en la Asamblea General a aquellos países que no cumplan con las cuotas de la organización. Este pequeño marco exceptuaría a los países cuya mora este determinada y originada por: una crisis económica internacional, por el desencadenamiento de una guerra civil o relativa a catástrofes naturales.

índex
Substitución del capitulo XIII

El Consejo de Administración Fiduciaria

Artículo 86: Introducción

Reanudar la actividad del Consejo de Administración Fiduciaria reformulando sus funciones, poderes y composición. Es conocida la inesxistencia de territorios fideocomisos, no obstante la independencia, la soberania y el desarrollo de muchos paises miembros de las Naciones Unidas está en entredicho por culpa de la ingerencia en sus asuntos internos por parte de otros paises miembros del sistema internacional. Esta ingerencia se concreta muchas vezes en intentos de deestabilizar gobiernos elegidos democraticamente o acciones de expolio economico y social.

Es necesario remarcar que esta ingerencia puede originar por el gobierno del país en cuestión o por cualquier otro actor del sistema internacional como entes privados.

Articulo 87: Composición

La Asamblea General elegirá los 12 Miembros de las Naciones Unidas que serán miembros del Consejo de Administración Fiduciaria por un periodo de 2 años. La elección de estos miembros estará sujeta a los siguientes criterios de territorialidad: 3 paises del continente africano, 3 paises del continente americano, 3 paises del continente asiatico y del Pacífico y 3 paises del continente europeo.

Articulo 88: Poderes y funciones

En el desempeño de sus funciones el Consejo de Administración Fiduciaria, podrá:

1. Disponer visitas periodicas en los paises que puedan ser victimas de la violación de su soberania interior por parte de cualquier actor internacional.

2. Elaborar informes y estudios sobre situaciones en donde se ponga en riesgo o se vulnere la independencia, la soberania y/o el libre desarrollo político y social de paises miembros de Naciones Unidas.

3. Presentar dichos informes y estudios a la Assemblea General y al Consejo de Seguridad para que procedan a realizar las acciones necesarias para interrumpir dichos procesos de ingerencia y vulneración de soberania.

JUSTIFICACIÓN MAQUIAVÉLICA

De acuerdo con los intereses regionales e internacionales de la República Bolivariana de Venezuela creemos oportuno presentar una serie de reformas parciales al Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, referentes a la composición de la Carta y al funcionamiento de la Organización. Somos conscientes del poco alcance y repercusión que podrán tener estas reformas en el funcionamiento de las Naciones Unidas, pero debido al dominio imperial de los Estados Unidos en esta organización debemos ser cautos y grandes estrategas para propiciar nuestros deseos de reforma.

La intención de dotar al secretario General de funciones de las que antes no disponía esconde una doble vertiente. Como defensores de las patrias oprimidas y los pueblos del Sur creamos mecanismos que beneficien la representación de estos dentro del funcionamiento de la Organización, pero dicha defensa también responde al afán de que pueblos vecinos defiendan nuestros intereses a cambio de ser representantes de sus voces desproveidas de poder por su ínfimo peso en el Sistema Internacional.

Democratizando la Asamblea General permitiría una mayor representación y participación de los estados miembros y, más aún, de las naciones oprimidas por el sistema capitalista que hoy en día son marginadas. Reafirmando un papel más relevante de la A.G, el Consejo de Seguridad vería mermado -levemente- su poder y, por consiguiente, nuestro pueblo saldría beneficiado fortaleciendo el regionalismo latinoamericano. También, una mayor interacción entre las entes externas a la Organización y los Estados Miembro permitiría que distintas organizaciones venezolanas pudiesen tener un espacio donde hacer notorios sus intereses y los de la nación.

La ampliación de India y Brasil como miembros permanentes del Consejo de Seguridad responde a nuestra inclinación por ver aumentada la representación de las potencias ascendentes del planeta que comulgan más nuestra visión del sistema internacional y pueden presentar oposición en ciertos aspectos a las tendencias estadounidenses. Aun así, la introducción de Brasil en el Consejo garantiza que nuestras demandas regionales, referentes a nuestro sub-sistema latinoamericano, tengan mucho más alcance en las Naciones Unidas y el peso y poder de nuestra región aumente. Además la adición de 10 miembros más en condición de no permanentes, y su membresía más acusada en los países del tercer mundo, disgrega un poco más el poder en el Consejo dando menor protagonismo a los Estados Unidos y sus aliados.

Por otro lado, la ampliación de las cuestiones procedimiento en detrimento de las de fondo, responde claramente a  nuestra oposición al sistema de veto del Consejo de Seguridad que favorece al imperialismo yanqui y el neocolonialismo europeo. Las cuestiones procedimentales no están sujetas al veto de los permanentes y su ensanche disminuirá su peso en las decisiones de este órgano.

Más aún, la obligación de incorporar en las sesiones del Consejo a países que son parte del conflicto en debate aumentará la transparencia de dicho órgano, haciendo mayor divulgación de lo nefasto que resulta para Naciones Unidas. Asimismo es una medida que nos acredita y afianza como potencia justa y responsable con los conflictos del sistema internacional. Por último, destacar la importancia de nuestra propuesta de reforma en torno a imponer sanciones sólo en casos de extrema necesidad, estas sanciones vienen perjudicando desde hace más de una década a uno de nuestros aliados más próximos como la República Islámica de Irán. Es necesario mostrar nuestra intención de mantener estas relaciones cordiales de cooperación, con propuestas como esta.

La reforma parcial del ECOSOC permitiría una mayor representación y participación de los países en vías de desarrollo integrantes de las Naciones Unidas, en los que Venezuela ejerce una importante labor para llevar las ideas de la Revolución Bolivariana y el Socialismo. Por lo tanto, la ampliación de 21 miembros  promoverá una mayor representación de los intereses más inmediatos de nuestro país y, de dicha forma, facilitará la batalla contra el imperialismo americano y sus diversas maneras de expandir su neoliberalismo arrollador.

 La reformulación del Consejo de Administración Fiduciaria es nuestra propuesta más osada al Secretario General. Obedece visiblemente a nuestra aspiración de acabar con el imperialismo americano y europeo sobre los pueblos oprimidos de la tierra, además de las acciones de las transnacionales que edifican espolios sobre las naciones en desarrollo. Con esta reformulación de la CAF, pretendemos también construir mecanismos para defendernos- o al menos dar a conocer al mundo- los continuos ataques encubiertos por parte Estados Unidos y la CIA para derrocar nuestro legitimo gobierno socialista. La composición territorialmente equitativa de este órgano responde a nuestro interés para que pueda ser aceptado y aprobado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s