Evolución del Sistema Internacional: Características y Hechos

Entre finales de los 80 y principios de los 90, el muro de Berlín cayó y la Unión Soviética se derrumbó. El mundo surgido al terminar la Segunda Guerra Mundial desapareció y trajo consigo un Sistema Internacional más complejo y dinámico, sujeto a una lógica diferente de la estructura de poder bipolar que enfrentó en la Guerra Fría a los Estados Unidos  y a la Unión Soviética durante 40 años. A partir de allí, el nuevo mundo acontecido, dominado por Estados Unidos, ha ido evolucionando, y todo los hechos, tanto directamente como indirectamente, están influenciados por la Guerra Fría.

 A continuación, explicaré brevemente las tres etapas que conforman el mundo post-guerra fría y algunos de sus acontecimientos más importantes

 La primera etapa, llamada idealista o neoidealista, que comprende del 1989 al 1994, está caracterizada por la posición que juegan las ideas como factor de cambio dentro de las relaciones internacionales. El liberalismo, la extensión de la democracia, el solidarismo, el humanismo y el libre mercado representan esta amalgama de ideas que definen la etapa. La estructura de poder pasa del bipolarismo al unipolarismo de los EU. Dicho país se encuentra en un momento en el cual no tiene una misión definida -antes era vencer al comunismo-, por tanto “EU no tiene rival, pero tampoco tiene idea de qué hacer”.  Es una época en la cual la competencia por el poder es casi inexistente. La globalización, con el capitalismo como único sistema socio-económico y sin alternativa, se instala mundialmente con unos mercados más poderosos y unas fronteras más difusas.  Además, en la etapa idealista la ONU comienza a jugar un papel central dentro de la política mundial, con el objetivo de resolver los problemas globales. No obstante, instituciones como la Unión Europea y la OTAN son reformuladas y utilizadas para la reconstrucción europea.

 Los hechos más destacados son las actividades realizadas por Naciones Unidas, entre las cuales destaca las OMP (Operaciones para el Mantenimiento de la Paz) debido al surgimiento de nuevos conflictos, la UNCED (Cumbre de la Tierra) para elaborar un programa de adopción de políticas basadas en el principio del desarrollo sostenible. También, cumbres como el Consenso de Washington, con el objetivo de aplicar el modelo neoliberal al resto del mundo, representan un hecho significativo de la etapa, así como la I Guerra del Golfo, una guerra con implicación de grandes potencias en el Oriente Medio, encabezadas por Estados Unidos.

 La segunda etapa, llamada institucionalista o neoinstitucionalista, que comprende del 1995 al 2000, está caracterizada por la posición que juegan las instituciones como factor de cambio dentro de las Relaciones Internacionales. En la estructura de poder los Estados Unidos siguen “sin rumbo” y la competición por el poder resurge; China aparece como actor en el escenario internacional. Esta etapa se caracteriza también por la perdida de soberanía del Estado y la aparición de nuevos actores que cada vez son más predominantes y poderosos: las empresas transnacionales. Las instituciones surgen como lugar para disputar el poder, en las cuales las expectativas son bajas para la resolución de los problemas globales. Las doctrinas de Naciones Unidas de la Intervención Humanitaria resultan fallidas y las instituciones se ven incapaces de resolver las problemáticas mundiales.

 Los hechos más destacados son el nacimiento de instituciones como el Protocolo de Kyoto, una cumbre de objetivos climáticos para el siglo XXI y la OMC (Organización Mundial del Comercio), en sustitución del GATT. Son significativos también las misiones fallidas de las instituciones internacionales en Kosovo y Ruanda, por la incapacidad de frenar el genocidio, y la Convención de Ottawa, por la incapacidad de destruir las minas anti-persona.

 La última etapa, llamada realista o neorealista, que comprende desde el 2000 hasta la actualidad, se caracteriza por la posición que juega el poder como factor de cambio en las Relaciones Internacionales, en la cual la competición por el poder emerge definitivamente, debido a la aparición en escena de las potencias emergentes. Viejos temas como el poder, la rivalidad, la seguridad y el conflicto vuelven a la agenda de los actores. Es una etapa en la cual el Sistema Internacional está globalizado completamente, donde las instituciones internacionales se paralizan y el multilateralismo entra en crisis. La seguridad recoge un carácter más complicado y multidimensional; Occidente, y en concreto, Estados Unidos, ejercen una doctrina de autodefensa contra el Terrorismo Islámico y las armas de destrucción masiva. Estados Unidos vuelve a tener una misión en el mundo. También, los actores transnacionales poseen ya una influencia importante dentro del escenario mundial.

 Los hechos más destacados de esta última etapa son la Ronda de Doha, una gran negociación para liberalizar el comercio el mundial, los debates en torno al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y el poder de veto, la creación del Consejo de Derechos Humanos para mejorar la convivencia internacional y la Guerra de Iraq y el papel de Estados Unidos como potencia imperial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s