La evolución de la Guerra: de la “old war” a la “new war”

Las nuevas guerras son completamente diferentes a las anteriores. La guerra, por tanto, ha cambiado y ha continuado. Según Crawford (2003), han existido cuatro tipos de guerra; la Clásica (1400-1647); la Premoderna (1648-1899); la Moderna (1900-1990); y la Postmoderna o nueva guerra (1990-actualidad). Dicha tipología, incluye unos objetivos, unos combatientes distintos, unas conductas de batallas específicas y una mobilización humana y popular. Me centraré en el análisis de la guerra Postmoderna, mostrando sus características principales, su contexto histórico y las diferencias con las anteriores guerras.

 

Primero de todo, cabe decir que las nuevas guerras son consecuencia de la disolución de la Guerra Fría y el vacío de poder que quedó detrás de ella. Nacen en un contexto globalizado, en el cual los Estados son cada vez más débiles y menos determinantes. Las guerras se privatizan y no corresponden únicamente a disputas entre estados; la propia globalización produce una revolución tecnológica en los asuntos militares y aparece la guerra en el ciberespacio (Internet). En líneas generales, las nuevas guerras se adaptan y adecuan al nuevo mundo globalizado. Las nuevas guerras comparten muchas características de las guerras de proxis de la Guerra Fría.

 

Es importante remarcar una definición del acontecimiento principal y vertebrador de las guerras: el conflicto armado. Es aquel conflicto en el cual dos partes, normalmente un Estado y un grupo, en un territorio concreto, ejercen la lucha armada y mueren más de 1000 personas al año. (existe diversas tipología de conflictos que no trataré en el artículo).

 

¿Pero qué diferencia a las nuevas guerras de las guerras anteriores? La guerra era concebida como parte de la construcción del estado nación, mientras que hoy la guerra, significa la desintegración o el colapso de los Estados. La economía crecía con la producción armamentística como en el New Deal estadounidense y se encontraba centralizada, basada en un objetivo específico. En la actualidad, las nuevas guerras son sinónimos de parálisis en la economía y descentralización.

 

El número de actores ha variado considerablemente. En las guerras Postmodernas el número de diferentes actores con influencia y implicación es elevado, cosa que antes no pasaba. Hoy en día están involucrados estados, paramilitares, terroristas, criminales y hasta los propios ciudadanos. Las distinciones entre soldados y ciudadanos y público y privado, son cada vez más difusas. Además, las nuevas guerras no están sujetas a regulación y a unas normas específicas y la población tiende a ser desplazada y refugiada; las guerras sufren una degeneración.

 

La relación de las guerras postmodernas y la globalización se demuestra también en la soberanía; la autoridad y reconocimiento de los Estados. La soberanía se ve afectada por la difusión de fronteras y la interdepencia. El monopolio de la fuerza legítima se traslada a más actores; el Estado ya no es el único soberano.

 

Las nuevas guerras son hoy más mortíferas y sangrientas, afectan a un conjunto mayor de población y suponen la desintegración de los Estados; el caos. Muchas de las nuevas guerras, perpetuadas por las potencias imperialistas occidentales y su búsqueda de recursos naturales, influencia y poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s