Diario de un barrioviajero: Peripecias y anécdotas durante mis 21 días por Europa

Diario de un barrioviajero es la recopilación de mis vivencias en mi viaje por Europa. El título, un juego de palabras de fácil interpretación, tiene doble significado; Barrio viajero, un chaval de barrio que decide viajar; y barriobajero, por las condiciones precarias en las que hemos viajado. El siguiente artículo pretende explicar mi trayecto con los máximos detalles posibles, incluyendo anécdotas y recomendaciones personales, para que sirva de ejemplo -o contraejemplo- de hacer un viaje largo por Europa. Muchas de las cosas que encontraréis serán las publicadas en mi muro de Facebook durante el transcurso del viaje, pero ampliadas y con más información.

El mundo está lleno de lugares preciosos, muchos de ellos más cerca de lo que creemos. Hay una historia y una cultura diferente en cada lugar, que sirven para entender mejor nuestro mundo.  También está lleno de gente preciosa, que te pueden ayudar en los momentos más difíciles. Una de las experiencias más bonitas de viajar es la gente que vas conociendo y te va acompañando en el trayecto. La vida y la historia de cada uno de los peregrinos, trotamundos, viajeros y aventureros es tan diferente a la nuestra, de tantos rincones del mundo…

Aeropuerto de Varsovia

Viajar es jugársela. Sacar ahorros y decidir. ¿Dónde ir? ¿Qué hacer? ¿Cómo viajar? ¿Cuando? ¿Por qué? Si tienes la oportunidad de hacerlo, hazlo, sin dudarlo. Es mucho más barato de lo que creemos. Vivimos en un mundo que nos ata y muchas veces no nos deja prosperar. El trabajo, la familia, las relaciones, las vacaciones en el pueblo. Muchas de estas razones no nos dejan viajar y olvidarse de la estresante vida cotidiana.  Viajar es una filosofía. La filosofía del viajero, del explorador, del descubridor. De las ganas de ver mundo. De coger tu mochila y partir. De ir siempre con optimismo. De improvisar y planificar -en cierta medida-. Viajar te abre la mente. Conoces a gente tan diferente a ti, pero a la vez tan parecida. Estableces conexiones con facilidad. Sociabilizas.

Viajando aprendes a valorar cosas en que en nuestra vida cómoda-occidental tenemos diariamente. Algo tan sencillo como una ducha caliente o unas lentejas. Así que si tienes miedo de la higiene, de la mala alimentación, de tener que buscarse la vida, de no maquillarte y de no ir al gimnasio viajar será muy difícil para tí. O quizás la tontería se te pasa en unos pocos días. Al fin y al cabo, sobrevivir es lo primero. Y no nuestras adicciones  estúpidas impuestas por el sistema.

1.PREPARATIVOS

Llevaba mucho tiempo con ganas de viajar. Gracias a las buenas sintonías que tengo con mi hermana, añadiéndole el espíritu viajero que corroe en sus venas -y quizás, en las mías-, decidimos comenzar a organizar un viaje. Las pautas no estaban claras. El hecho era viajar, lo más barato posible, con ahorros y alguna ayuda familiar. Después de meses debatiendo y tras un intento fallido de ir Vancouver (Canadá) a recoger cerezas, la palabra Interrail apareció. En esos momentos no sabíamos cuándo ir,  ni cuánto nos gastaríamos y ni que parte de Europa visitar. Aún habiendo visitado los países de los alrededores de España, como Portugal y Francia, incluso las islas Británicas y el Benelux, nos quedaba mucha Europa por visitar.  Llegados a este punto, decidimos escoger Europa del Este, comenzando en Polonia y acabando en Venecia, atravesando seis países. Lo primero que hicimos fue coger los vuelos. Después el billete del Interrail que contemplaba 5 viajes en 10 días. Una vez esto, ya teníamos los días de viaje: volábamos a Varsovia el 30 de Julio y volvíamos a Barcelona el día 19 de Agosto desde Venecia.

Europa del Este era una gran desconocida para nosotros, pero con un gran atractivo cultural, y además, unos precios más bajos. Nuestro viaje consistía en empezar en Varsovia (Polonia), bajar a Cracovia (Polonia) en bus y visitar Auswitch-Birkenau. Seguidamente, iríamos a  Praga en tren (empezando el Interrail), luego a Budapest (Hungría) y finalmente acabar en Liubliana (Eslovenia) nuestra ruta más cultural, basada en grandes ciudades y capitales. Cabe decir que obviamos viajar a Viena aunque nos fuese de camino por considerarla Europa Occidental, lo que significa precios más elevados. Una vez en Eslovenia queríamos ir al lago de Bled (buscadlo en Google, en impresionante), y luego ir dirección a Croacia, concretamente a Pula, la ciudad más importante de la península de Istria. A partir de allí, nuestro viaje consistía en relajarnos del duro turismo cultural y dedicarnos a descansar por las magníficas playas croatas, durante unos pocos días. Por último, nuestra parada definitiva era en Venecia.  

2. INFORMACIÓN GENERAL

Países (en orden): Polonia, República Checa, Hungría, Eslovenia, Croacia, Italia.

Ciudades (en orden): Varsovia, Cracovia, Auschwitz Praga, Budapest, Liubliana, Bojinh, Pula, Premantura, Rovinj, Venecia.

Medios de transporte: Avión, Bus, Tren, Coche (hitchiking)

Dinero gastado (todo incluído): 870 euros

Lugares para dormir: Hostal, casas, camping, al raso, trenes.

Monedas: Zloty polaco, Corona checa, Forinto húngaro, Kuna croata, Euro

Acompañantes: mi hermana, y, en determinados lugares, un vallisoletano, un ecuatoriano, una mejicana, etc.

Kilómetros recorridos: aproximadamente 5000.

trayecto

3. RUTA

VARSOVIA  images (1)

Nºhabitantes: 1,7 millones

Cosas a visitar: Centro histórico, barrio Muranow, barrio de Praga, jardines Lazinski

Dormir: Hostal Chielmna 5. Céntrico, barato y tranquilo.

Comer y beber: barato en general

Nightlife (vida nocturna): Poca en general

Monedas: Zloty polaco

A primera vista la capital de Polonia, Varsovia, es una ciudad con un aspecto frío y serio, con varios rascacielos, calles anchas y barrios con arquitectura soviética. Se trata de una ciudad completamente nueva, excepto el degradado barrio de Praga, lugar donde se rodaron escenas de la película “El Pianista”.  Varsovia quedó totalmente destrozada tras la Segunda Guerra Mundial y tuvo que reconstruirse casi al completo. Se calcula que los nazis redujeron a cenizas el 85% del territorio. El método de destrucción consistía en quemar las casas una a una.

11813332_10205321968903849_4674747320819717520_n
Palacio de la Cultura, Varsovia

La comunidad judía de Varsovia, una de las más numerosas del mundo en los años cuarenta, fue enviada a un gueto en el centro de la ciudad -el actual barrio de Muranow-, dónde se les mantuvo bajo un régimen inhumano. Mientras que un adulto consume alrededor de 2000 calorías diarias, el judío del gueto apenas llegaba a las 200. Una vez en el gueto, morían por desnutrición o por falta de salud o bien eran enviados a los campos de exterminio. Aproximadamente 400.000 judíos murieron. Casualmente, mi estancia en Varsovia coincide con el 71 aniversario del levantamiento polaco frente a las tropas nazis. El 1 de agosto Varsovia entera se detiene al completo en honor a dicho acontecimiento.

Varsovia también es el lugar donde nació el creador de la lengua universal Esperanto, Zamenhoof, y de la importantísima científica Marie Curie, la primera persona en ganar el premio nobel en dos categorías distintas, física y química.

En comparación a París y Barcelona, ciudades multiculturales, Varsovia es todo lo contrario. Poca inmigración, pocos africanos, latinos, asiáticos y árabes. Y pocos turistas. Una grata sopresa que nos llevamos cuando andábamos por el centro histórico fueron los tours gratuitos. Si uno tiene que hacer turismo low cost, recomiendo los Free Walking Tours, rutas gratuitas por las zonas más emblemáticas de la ciudades. Por que no es lo mismo visitar el barrio de Muranow caminando sin que te expliquen nada, que te vayan haciendo una guía y explicándote la historia del mismo.

De momento todo iba bien, en el hostal varsoviano no encontré ratas y cucarachas. Por suerte. La cerveza está muy barata y la gente no pasa los semáforos en rojo. Eso sí, el primer día ya pisé un mojón, hoy convertido en mojón seco. 

CRACOVIA

Nºhabitantes: 750.000descarga

Cosas a visitar: Centro histórico, Monte Kosciuszko, Castillo de Wawel, Auschwitz-Birkenau

Dormir: Flamingo hostel. Situación geográfico idónea, mucho ruido, mucha gente y dormir es difícil

Comer y beber: barato en general. Cerveza a 1 euro.

Nightlife (vida nocturna): Mucha fiesta. Muchísimos bares.

Monedas: Zloty polaco

Cracovia, a diferencia de su hermana mayor Varsovia, posee más encanto, tiene un centro histórico más conservado y agradable, y tiene muchos más turistas. En general resulta una ciudad muy bonita y coqueta, con el río Vístula más pequeñito, perfecto para dar un paseo.

Ex-capital de Polonia en la época medieval, en Cracovia se respira otro ambiente, más burgués, universitario, fiestero y católico que en Varsovia. El centro histórico está rodeado por murallas. El castillo de Wawel, antecesor de la ciudad, es el monumento más famoso. En esos momentos ya comenzaba a estar harto de tanta religión, y más siendo ateo. Pero la historia está impregnada de religión y es necesario entender su desarrollo para conocer la cultura polaca. De hecho, Polonia es el país más católico de Europa, ¡y los polacos presumen de ello!. Entre cristianos ortodoxos, judíos y católicos no hay quién se aclare. Como decía Marx “la religión es el suspiro de la criatura oprimida”.

11813441_10205338068746335_6245576371979195849_n
Vistas desde el Castillo de Cracovia

Cracovia fue también una comunidad judía importante, con su consecuente gueto judío en los años 40. A tan sólo 1 hora uno puede visitar el desolador Auschwitz-Birkenau, el mayor campo de muerte que jamás ha existido. Se puede visitar el campo por unos 30 euros con una visita guiada de 4 horas con bus incluido. Se calcula que asesinaron a 1 millón de personas. Pero sin duda alguna la ciudad no fue tan devastada como Varsovia.

La famosa historia del empresario alemán que salvó a 1100 personas, llevada al cine de la mano de Spielberg en la gran película “La lista de Schindler”, también ocurrió en Cracovia. Se puede visitar la fábrica.

Anduve huésped en un hostal céntrico con ambiente juvenil, en una habitación enana en la que convivimos 8 personas, con unas camas que pinchan. Mi hermana estaba en una habitación más espaciosa. Aquí no hay quién duerma. Encima tenemos una discoteca debajo. A lo largo de la noche va llegando gente de otros lugares, van llegando borrachos o suenan alarmas de todo tipo, por lo que llegar a la fase Rem resulta complicado.

COMENZAMOS EL INTERRAIL

El interrail lo empezamos en un tren nocturno que va desde Cracovia a Praga. El viaje no fue especialmente agradable, pero uno se va acostumbrando a “dormir” regular; a sobrevivir con constantes interrupciones durante el transcurso de la noche. Nos quedamos sin cama y nos tocó una butaca para 11 interminables horas de viaje, añadiendo un calor insoportable y un olor a humano considerable. En el vagón estábamos acompañados de 2 jóvenes y 2 polacos. Estos últimos se trincaron una botella de vodka como si fuese agua.

PRAGA

Nºhabitantes: 1,247 millonesPrague_CoA_CZ.svg

Cosas a visitar: Plaza de la ciudad Vieja, Castillo de Praga, Puentes de Carlos, los múltiples miradores. Ciudad magnífica.

Dormir: Sleep Easy Prague. Alejado del centro, muy tranquilo y espacioso. Poco ambiente.

Comer y beber: barato en general. Cerveza muy buena y muy barata.

Nightlife (vida nocturna): Mucha fiesta. Muchísimos bares.

Moneda: Corona checa

La capital de la República Checa, Praga, es una de las mayores atracciones turísticas del mundo. Se trata de una ciudad preciosa, iluminada, con un estilo medieval. Pasear por la ciudad y maravillarse con la arquitectura de los barrios, con los distintos monumentos, con el río Moldava, que me recordó al Sena parisino por sus puentes, su vida social y sus paisajes. Uno puede disfrutar de la ciudad con las múltiples vistas panorámicas que ofrecen los miradores. Un ambiente agradable, cada vez más masificado, y más multicultural y cosmopolita que Cracovia y Varsovia.

Los checos son conocidos por su carácter serio e irónico, por su afición al fútbol, el hockey sobre hielo y las defenestraciones (el acto de arrojar a alguien por la ventana, muy presente en la cultura del país), y sobretodo, por su afición a la cerveza. Literalmente, en Praga la cerveza es más barata que el agua.

11800515_10205354657441042_3960353923606982933_n

El país es el mayor productor y consumidor de cerveza en el mundo. Los checos beben de media 1,5 litros diarios, lo que equivale a unos 550 litros anuales. Además, el precio de la birra oscila entre las 30-40 coronas checas (1 euro = 25 czk), por lo que tomar una cerveza -siempre de 0,5 L y a 11°- te cuesta alrededor de 1,5 euros. Esto ocurre en casi todos lados, incluyendo el centro histórico. Por otra parte, la comida también resulta muy económica, se puede comer y beber bien por unos 5 euros.

En contraposición al anterior hostal, éste ha sido más tranquilo, espacioso y mas higiénico. El único inconveniente ha sido la lejanía respecto al centro. Me han confundido con italiano 3 veces y me han ofrecido droga otras 3, pasamos un calor extremo en la ciudad y visité cosas como de el castillo de Praga (uno de los más grandes de Europa), el puente Charles Bridge… y el museo de Franz Kafka.

BUDAPEST

Nºhabitantes: 1,7 millonespostal_del_escudo_de_armas_de_budapest-r12fc1d758b664eb3936a902490ffebb4_vgbaq_8byvr_512

Cosas a visitar: zona de Buda, pasear por el Danubio, el Parlamento por la noche, zapatos judíos, plaza de los héroes, la Gran Sinagoga (vale 14eu, se puede por fuera)

Dormir: DeeP Guest House. Enorme, estrambótico, poca luz, zonas sin edificar. Barato.

Comer y beber: barato en general, pero más caro que los anteriores.

Nightlife (vida nocturna): Bastante fiesta. En el centro hay un lago donde se puede beber.

Moneda: Forinto Húngaro

Budapest nació hace 150 años con la unión de Buda, la parte oeste del Danubio, y Pest, la parte este. Es una de las ciudades emergentes en Europa y constituye un misterio para muchos de nosotros. No obstante, me llevé una bonita sorpresa. Es una ciudad encantadora, bastante grande y con un enorme Danubio (el río más grande de Europa, sin contar el Volga). En Budapest viven casi 2 millones de personas, lo que la hace el centro cultural, económico y político del país.

La zona de Pest, la más importante, aglutina a la mayoría de la población, la hostelería, la zona fiestera, los barrios obreros, etc. En cambio, la zona de Buda es más pija, cara y monumental.

La ciudad está llena de aguas termales, una de las aficiones del húngaro. Pero cuidado que no os roben, las aguas termales más conocidas son para turistas. Tienen una serie de monumentos emblemáticos como el Parlamento (enorme y precioso de noche), los miradores de Buda, la gran Sinagoga, etc. A diferencia de Praga, dónde hasta en las zonas humildes se veían casas de colorines como si estuvieses en un cuento de hadas, en Budapest se observa al salir del centro una considerable degradación. En nuestro barrio hay edificios en muy mal estado, calles sucias, pobreza y algo muy común -que aún no había comentado-, las adicciones a la droga. De manera acentuada, he observado un consumo de alcohol y otras drogas considerable (heroína por ejemplo), viendo muchísimos botellines de vodka y varias jeringuillas a lo largo de mi estancia en Europa del Este.

IMG_20150808_165416[1]

Los húngaros tienen fama de inventores, se les atribuye el cubo de rubik, el bolígrafo convencional y la vitamina C, entre otros. Además, el idioma que utilizan es extremadamente complicado. El húngaro no proviene de las lenguas indoeuropeas; apenas tienen similitudes con otros idiomas y aún no se determinan sus orígenes con precisión, como el euskera. Se dice que viene de los Urales. Hasta a los propios autóctonos les cuesta dominar el idioma: tienen 14 vocales y todas se pronuncian diferente.

El hostal de Budapest es un hostal de mala muerte, en el cual no hay ni rótulo, únicamente pone “Hostel”. Las habitaciones están bien, pero todo lo demás da asco. Tiene una especie de sótano que parece un club de stripteases, muy oscuro, viejo, con zonas destrozadas y sofás destripados. Las duchas son de la edad piedra y me cargué una al llegar.

LIUBLIANA

Nºhabitantes: 270.000escudo de l

Cosas a visitar: centro histórico, barrio alternativo, castillo. Por Eslovenia: lago Bohinj y lago Bled.

Dormir: Couchsurfing

Comer y beber: Más caro. Tienen el euro y son un país
más desarrollado

Nightlife (vida nocturna): No hay gran cosa, es una ciudad pequeña

Moneda: Euro

Eslovenia, el país con forma de gallina, es uno de los más pequeños de Europa, con tan solo 2 millones de habitantes. Su capital, Liubliana, ciudad en la que estamos, concentra en su área metropolitana a 1/4 de los Eslovenos. El centro histórico de la capital, acompañado del río Liubliana, es uno de los “main sites”, junto al castillo que se encuentra en la colina, en uno de los puntos más altos de la ciudad. Pequeñita, agradable y coqueta son adjetivos que definen a Liubliana, pese a que nosotros estamos en las afueras, en la casa de un couchsurfer esloveno muy simpático y hospitalario.

Sí, los eslovenos son muy hospitalarios, te saludan por la calle y te intentan ayudar si tienes algún problema. Nuestro couchsurfer nos llevó a casa de una amiga suya a ver estrellas fugaces por la noche y a dormir al raso. Una experiencia muy bonita y increíble que no pasa cada día. Vi como 15 estrellas fugaces y un cielo totalmente iluminado por millones de estrellas.

IMG_20150812_181512[1]

Eslovenia es el ejemplo de país tranquilo y pacífico, con una gran cantidad de bosques -más del 50% del país-, lagos y riachuelos. Bajo recomendación eslovena, decidimos no ir al famoso lago de Bled por el exceso de turismo. A unos pocos kilómetros de Bled se encuentra el lago de Bojinh, situado debajo de los Alpes. Se trata del lago más grande del país, mucho menos turístico y más natural que Bled. Mis ojos no habían contemplado hasta ahora una zona tan preciosa y recóndita.

La bicicleta es el medio de transporte por antonomasia del ciudadano de Liubliana, y con un único candado ya te aseguras que no te la roben, no como en Barcelona. Además, parecen alejados de ciertas cosas que se utilizan y se oyen aquí en España; algún esloveno desconocía el WhatsAp y el reggaeton.

IMG_20150812_170918

Por lo que respecta al tema socio-económico, los eslovenos tienen un mejor nivel de vida, menos pobreza y menos multicularidad que los anteriores países visitados. Aunque también les gusta mucho la bebida. Eslovenia tiene un índice de criminalidad muy bajo.

Mi hermana y yo a esas alturas ya llevábamos cara de muerto permanente por las pocas horas de sueño, las largas caminatas y el descuido alimenticio e higiénico (en menor medida).

CROACIA: PULA, PREMANTURA, ROVINJ

Cosas a visitar: Parque nacional de Premantura (Donji Kamenjak), Medullin, Rovinj

Dormir: Tienda de campaña y camping

Comer y beber: Parecido a Eslovenia

Moneda: Kuna Croata

Después de dos semanas de turismo cultural decidimos ir a la costa Croata para relajarnos, a nuestra sorpresa, plagada de italianos. Nuestros planes allí contemplaban pasarnos el día en la playa, yendo de cala en cala y durmiendo con la tienda de campaña por allí. Una vez llegados a Pula desde Liubliana, hicimos autostop hasta Premantura, un pequeño pueblo cercano al parque natural que nos recomendó nuestro amigo esloveno. Anduvimos en los alrededores de Premantura durante un par de días, disfrutando de las aguas cristalinas y los bonitos paísajes de Medullín. Vimos un ciervo y varios conejos. Más adelante fuimos a Rovinj, un pueblo más al norte, ya en dirección a Venecia. También hicimos autostop. Allí pudimos dormir en un camping.  Nuestro nivel de precariedad y vagabundeo fué en aumento. Del hostal a la tienda de campaña, del tren al autostop. Mi cuerpo me pedía comer comida decente, ya que mi alimentación consistió en bocadillos de jamón dulce, queso y fast food.

IMG_20150813_202202[1]

Un día más tarde, emprendimos de nuevo el viaje dirección Venecia. Luego de 40 minutos esperando, un amigable italiano traductor de persa nos recogió en Rovinj. Dio la casualidad que el chico pasaba por Venecia, lo que nos fué de perlas. En principio, nuestra opción era hacer parada en Trieste y allí coger un bus o un tren para ir a Venecia. Pero vista la oportunidad, nos llevó a Venecia, a la plaza de Roma, habiendo superado un total de cinco horas, 300 kilómetros y dos fronteras.

VENECIA

Nºhabitantes: 260.000escudo

Cosas a visitar: callejear, plaza San Marco, Burano

Dormir: Camping Rialto. Barato, en las afueras.

Comer y beber: Todo es carísimo.

Nightlife (vida nocturna): Muchos bares

Nuestro viaje acabó en la Comune di Venezia. El conglomerado de islas es impresionante. Por un lado está la gran Venecia, referencia a nivel mundial, ciudad laberíntica, preciosa, carísima, con cientos de canales y con turistas en todos los rincones. Mi primera impresión de la ciudad fue increíble, nunca había visto nada así. El último día me pareció un auténtico coñazo. Necesitas mapas para no perderte. Por otro lado hemos visitado las

islas de Murano y Burano. Esta última es un pueblecito de pescadores repleto de casas de colorines. Visita obligatoria, aunque los vaporettos (el transporte “público” en barco por Venecia) cuesta 20 euros el día.

No os intentéis hacer fotos en las escaleras de los canales. Casi me caigo a un canal, pero únicamente me mojé el pie. Malditas escaleras resbaladizas.

IMG_20150816_191352

4. RECOMENDACIONES

  • Busca siempre la manera más barata de viajar
  • Conoce gente
  • Olvídate de tonterías de nuestra vida diaria (higiene, alimentación sana, dormir muchas horas)
  • Escoge bien con quién viajar
  • Escoge bien dónde viajar
  • Acostúmbrate a dormir poco y caminar mucho
  • Cuanta menos gente vayáis mejor
  • Cuanto menos pese la mochila mejor (la mía pesaba casi 12 kilos)
  • Llévate una mochila pequeña
  • Llévate un libro
  • Llévate ropa cómoda.
  • Pasa dos días por ciudad (ni más ni menos).
  • Viaja de noche. Siempre que puedas.
  • No planifiques demasiado.
  • Reserva los trenes nada más llegar al sitio.
  • Duerme siestas en parques.
  • Haz autostop.
  • Haz freetours.
  • Sal de fiesta.
  • No compres recuerdos, abultan, pesan y pueden romperse o perderse.
  • Utiliza las taquillas de las estaciones de tren.
  • Cambia las monedas en los sitios correctos. No en cualquier lado.

5. DIARIO DE UN BARRIOVIAJERO

Diario de un Barrioviajero, ha sido una gran experiencia y un gran aprendizaje vital, una manera de crecer y madurar, de improvisar, de conocer gente, de aprender idiomas, de abrir nuevos horizontes…y de viajar barato.

Quiero dar las gracias a tod@s los que habéis seguido mínimamente el viaje, pero en especial a:

  • Mi gorra “Live Simply”, el mejor sustitutivo de las gafas de sol
  • Mis siestas, en cualquier rincón de Europa
  • Mi escasa música, un par de BSO’s, un tema de Jarfaiter, dos de los Delincuentes y el hitazo “Voy a celebrarlo”
  • Mi toalla, llena de resina y con olor a carnús
  • Mi sudadera, con olor a barbacoa eslovena y con todo tipo de sustancias
  • Mis bambas adidas, llenas de mierda desde el primer día
  • Mi mochila, la gran culpable de la deformidad de mi espalda

Gracias a todos y todas y VIAJAD!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s