La Política Exterior Española y el Estado Islámico

Autores: Yo, M.Ramis, J.Rebollo, M.Sánchez

La política exterior española ha tenido tradicionalmente una relación amistosa con los países árabes y de Oriente Medio. Al pasar de la dictadura franquista a la democracia, la política exterior sufrió cambios sustanciales, dejando atrás esta amistad y centrándose más en los asuntos mediterráneos. Sin embargo, en 2003 con el gobierno del partido popular de José María Aznar, la política exterior tuvo un viraje neocon (Sanahuja, 2006), iniciando su participación en la guerra de Irak debido a la proclama de los americanos que afirmaba que los iraquíes poseían armas de destrucción masiva. Bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo internacional -el nuevo enemigo-, se formó una coalición multilateral para invadir el país. La gran coalición, comandada por Estados Unidos y el Reino Unido, Aznar rompió el consenso de la política exterior española centrado en los clásicos ejes de la España democrimagesática (Europa como principal y América Latina y el Mediterráneo) y acercarse a Washington participando en la Guerra de Irak, renunciando así al europeísmo promovido desde la transición y efectuando una política de corte más realista.

A partir de la Guerra de Irak el yihadismo islámico comenzó un proceso de radicalización, con una historia marcada por la expansión territorial y la geopolítica y la creación de administraciones islámicas (protoestados), que acaban materializándose en el Estado Islámico y del Levante.

1. El Estado Islámico

El Estado Islámico es un protoestado islámico asentado entre el Noroeste de Irak y el Noreste de Siria. Esta nueva administración islámica es la consecuencia de más de 10 años de expansión territorial, de uniones y desuniones con otras organizaciones islamistas radicales como Al-Qaeda y de una radicalización sistemática del yihadismo. El Estado Islámico y del Levante representa una amenaza internacional para la comunidad internacional, debido a sus deseos de expansión a lo largo del mundo, sus métodos de actuación en la zona y, sobretodo, del terrorismo internacional en nombre del Estado.

En la actualidad, multitud de organizaciones islámicas dan apoyo al protoestado como Boko Haram (Nigeria), el Movimientos Islámico de Uzbekistán y Jemaah Islamiya en Asia, entre otros muchos. No obstante, los enemigos son numerosos, destacando entre ellos a la Unión Europea, la OTAN y la propia Liga Árabe.

Definitivamente, el protoestado se asienta en Irak y el Levante en 2013, creando una administración capaz de controlar su territorio. Mediante el control social realizado por el Califato Islámico, un sistema religioso basado en la interpretación más extrema del Wahabbismo. En este sentido, el papel que juega la religión, gracias a un conjunto de leyes sustentadas en la Ley Sharia -en su versión extrema- tienen a la población adormecida, buscando un proceso de legitimación social del Estado Islámico. El protoestado ha sido también calificado de organización terrorista, pese a que su realidad se asemeja más a la creación de un Estado-nación islámico -con sus especificidades- que no a un grupúsculo desorganizado.

Cronología del EI

2002-2003: Creación de la “Organización para el monoteísmo y la yihad”, primer embrión del Estado Islámico. Reacción a la invasión de Irak.
2004 Unión con la Al-Qaeda de Bin Laden.
2006-2007 Creación del Estado Islámico de Irak. Primeros indicios de una administración islámica.
2011 Guerra Civil Siria y desvinculación con Al-Qaeda.
2013-? Creación del Estado Islámico y del Levante.

2. Pre creación del Estado Islámico: inicio 2003

2.1 Orígenes del Estado Islámico

Podemos situar como orígenes de lo que conocemos como Estado Islámico a Abu Musab al Zaraqui que juntamente con un grupo de islamistas en el año 2002 empezaron a crear un grupo de combatientes para luchar en contra de Jordania ya que consideraba a su rey anti-islámico. La organización empieza a coger protagonismo después de la invasión de Irak que se produjo el año 2003. Desarrollaron una gran red de resistencia para intentar rechazar las fuerzas americanas en el país. No fue hasta el 17 de octubre de 2004 cuando el grupo se unió de forma oficial a Al Qaeda (bajo la responsabilidad de Osama Bin Laden). A partir de ese momento, empezaron a afirmar la voluntad de continuar la Guerra de Irak y crear un Estado Islámico o Califato mediante la extensión de la guerra a los países más próximos.

La movilización yihadista relacionada con Siria e Irak es en el caso español de intensidad relativamente baja en comparación al resto de países. En términos absolutos (es decir, considerando el número total de individuos implicados), dicha movilización ha afectado particularmente a Francia (900), el Reino Unido (500), Alemania (300), Bélgica (250), los Países Bajos (120) y Dinamarca (100). En términos relativos (esto es, respecto al número de musulmanes residentes), a este elenco de países particularmente afectados habría que añadir los casos de Irlanda, Finlandia, Noruega y Suecia.

2.2 Cambio de Gobiernos: ¿Cómo afecta a la postura española en política exterior?

Etapa Aznar

La posición del gobierno de Aznar siempre ha seguido unas líneas muy activas en cuanto al conflicto en Irak y la organización Al Qaeda; definiendo el conflicto como un proyecto de “Liberalización del Pueblo Iraquí”.

Fué durante la segunda legislatura de José María Aznar como presidente del Gobierno español cuando España como país empezó a intervenir en la guerra de Irak. El Trió de las Azores  supuso la intervención formal española en territorio iraquí; después de que los tres líderes (George Bush, Tony Blair y José María Aznar) advirtieran a Hussein que si no destruía las supuestas armas nucleares de las que disponía, se intervendría en el territorio. Poco después de la intervención, Aznar admitió la inexistencia de dichas armas. La cumbre de las Azores entonces, supone la formalización de la posición oficial española en cuanto al fenómeno de lo que se definirá después como Estado Islámico.

Etapa Zapatero

La participación activa en la guerra por parte de España desde su inicio fue una decisión unilateral del ex presidente del gobierno José María Aznar. Toda la oposición al completo negó dicha participación de “fuerzas de paz y humanitarias” por carecer del respaldo de las Naciones Unidas y permanecer por lo tanto al margen del derecho internacional. Esta guerra que sacó a millones de personas a las calles en España para mostrar su rechazo a la misma fue declarada ilegal por la oposición y en concreto por el líder José Luís rodríguez Zapatero.

El cambio de gobierno supuso así un cambio de actitud respecto al conflicto. Después de los atentados producidos el 11 de Marzo en Madrid como respuesta a la intervención española en territorio iraquí, se inició un período de cambio de mentalidad. El gobierno de Zapatero anunció la retirada de las fuerzas armadas españolas del territorio iraquí; después de afirmar que se oponía al concepto de guerra preventiva. Es el cambio de legislatura más significativo en cuanto a la posición española respecto al conflicto iraquí ya que supone un punto de inflexión.

2.3 Seguridad Española

El Ministerio de Defensa y Seguridad Español señala que aunque el Estado Islámico no supone una amenaza directa para el estado,prevenir, impedir y derrotar el terrorismo es objetivo prioritario nacional, europeo e internacional.  Des de los atentados de Atocha en Madrid, se inició una etapa muy activa des del Ministerio de Defensa para desarticular numerosas células que pretendían llevar a cabo algún atentado o acción en contra del Estado español.

La línea estratégica de acción por parte del gobierno en términos de seguridad ha significado la creación de medidas como: la consolidación del principio de disponibilidad inmediata de información e inteligencia antiterrorista, la entrada en vigor de la cláusula de solidaridad con la UE, que supone la actuación conjunta de todos los estados miembros, la creación del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista y un aumento notable de los recursos humanos, materiales y económicos de las unidades y servicios antiterroristas; desde mediados de 2004 han aumentado en torno al 40%.

La primera actuación que desarticuló a tres células islamistas en territorio español se produjo entre octubre y noviembre de 2004 cuando se detuvieron 40 individuos aproximadamente acusados de planear atentados contra edificios emblemáticos de la capital. El 1 de abril de 2005, trece personas fueron detenidas acusadas de adoctrinamiento terrorista y de implicación en los atentados de Atocha. Poco después,el 9 de diciembre de 2005, la Operación Green de la Guardia Civil detuvo a siete argelinos acusados del robo en urbanizaciones de lujo en la Costa del Sol para prestar apoyo económico a una facción argelina de Al Qaeda, así como de haber financiado ataques terroristas contra las tropas de la OTAN desplegadas en Afganistán.

El Ministerio de Seguridad y Defensa española ha adoptado de cada vez una posición más estricta y activa después de los atentados en la capital del país. Las numerosas operaciones realizadas desde entonces nos permiten ver la rigurosidad de dicho ministerio y el cambio de actitud producido respecto al fenómeno.

  1. Post creación: desvinculación con Al.Qaeda y proclamación del Califato

3.1 El nuevo protoestado islámico

A partir del estallido de la Guerra Civil Siria en marzo del 2011 el Estado Islámico comenzó a expandirse rápidamente. En el contexto de caos político que conlleva el conflicto entre el gobierno de Bashar-Al-Assad y las organizaciones rebeldes, el Estado Islámico de Iraq y Levante aprovechó para desvincularse de Al-Qaeda y así comenzar a tejer sus propios planes. De esta manera, tras estar asentándose en zona íntegramente iraquí, se fue expandiendo en el territorio sirio.

En 2013, en el norte de Siria, el denominado Estado Islámico de Irak y el Levante pasó a ser el grupo rebelde más poderoso en esta zona. Mientras se dedicaba a islamizar a la población local, también  dedicó esfuerzos por controlar el pasillo fronterizo con Turquía y beneficiarse de las vías de suministros de los otros grupos rebeldes. Desde la posición de Al Qaeda se emitió un comunicado en noviembre de 2013 por el líder de la organización, Ayman Al Zawahiri, ordenando la disolución de la filial en Siria del Estado Islámico de Irak y el Levante dejando solo al Frente Al Nusra como grupo rebelde situado en siria vinculado a Al Qaeda. Esta orden no fue cumplida por el grupo rebelde lo que provocó la retirada del reconocimiento de su organización matriz. En junio de 2014, la segunda ciudad más grande de Iraq, Mosul, fue capturada por el grupo yihadista EI (ISIS en sus siglas en inglés). Otra de las importantes ciudades de Irak, Faluya, al oeste de la capital, Bagdad, fue capturada el 4 de enero de 2014.

Características

Periodo de actividad 2003 hasta la actualidad
Ideología Yihadismo
Control territorial Noroeste de Irak y Noreste Siria (56 km2)
Control social Califato Islámico con la Ley Sharia con unas 6 millones de personas
Combatientes 50.000 – 80.000
Financiación Comercio con petróleo, tráfico de órganos, secuestros, robo y tráfico de objetos de gran valor como antigüedades, captación y robo de armas, impuestos.
Dinero 2.000 millones de dólares

La situación del EI actualmente se encuentra entre Irak y Siria. Siguiendo el curso del río Éufrates, y próximos a ciudades tan importantes como Alepo en Siria, Mosul al norte de Irak y Faluya cercana a la capital iraquí, Bagdad.  Con estas ciudades claves, el radio de acción del Estado Islámico es muy amplio. Así pues, la situación en la zona mesopotámica es la siguiente: desde el norte, los peshmerga, combatientes kurdos del norte de Irak frenan su avance, desde el sur el ejército iraquí retiene su avance hacia la Bagdad y al oeste se encuentra el conflicto sirio entre los grupos rebeldes y el gobierno de Bachar Al Asad.

Principalmente, las filas del Estado Islámico están formadas por 80 mil combatientes, nativos de diversos países, con un 10% de ellos europeos. Su financiación se basa en el comercio con petróleo, tráfico de órganos, secuestran, roba y trafican con objetos de gran valor como antigüedades.

Cabe destacar que sus acciones se extienden hasta Nigeria, donde a principios de 2015, el grupo yihadista Boko Haram se integra al Estado Islámico.

3.2 Seguridad española

Frente al conflicto sirio, España adopta una posición alineada con la Unión Europea. Los países de la Unión han llevado a cabo una serie de sanciones contra el régimen de Al-Asad. Muchos países han retirado sus representaciones diplomáticas incluida España reconociendo la oposición y siendo recibidos por el ministro de asuntos exteriores, José Manuel García-Margallo. Aún así, la participación  española en el conflicto sirio requiere la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad, la UE o la OTAN.

Por último, queremos determinar si ha existido un cambio en la política exterior española con la llegada al poder del Partido Popular en 2011, es decir, si los cambios de gobierno influyen.

3.3 Gobierno de Rajoy

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que el terrorismo yihadista supone una “gravísima amenaza para la seguridad de todos” y afirma que España concretará su contribución a la OTAN cuando se definan las medidas y las estrategias.

Situados en este contexto, la política exterior española ha definido su rumbo. Des de los principales foros, como el G-6, G-10, los Consejos de justicia y asuntos internos de la Unión Europea e incluso en el seno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas España ha impulsado medidas para contrarrestar la amenaza terrorista. Estas medidas se centran, por una parte, en el control fronterizo y por otra parte en impulsar el PNR europeo (Passenger Name Records en sus siglas en inglés). A esto se suma la voluntad de multiplicar las iniciativas contra la radicalización a través de internet, y defender las reformas legales necesarias. A su vez, todas estas propuestas serán elaboradas de manera que sean homogéneas con la legislación europea dentro de este ámbito y poder establecer niveles de alerta en común.

España, como miembro de la OTAN, también ha llevado a cabo recientemente acciones militares frente a la amenaza del yihadismo. En este caso, un contingente de 300 efectivos para formar al ejército iraquí. Sin embargo, las fuerzas españolas no participarán en ninguna acción terrestre ni aérea. Sobre la posibilidad de que Naciones Unidas autorizara acciones militares en suelo sirio, el ministro de asuntos exteriores comentó la dificultad de la aprobación de una resolución sin  la conformidad de Bachar Al Asad y el apoyo de Rusia. En cualquier caso, el ministro reiteró que España colabora en una misión en Irak, no en Siria.

 También se destaca que las fuerzas están concentradas en Irak y Libia, no en Siria. Siria no se nombró en París ni hay ninguna intención de actuar hasta el momento.El objetivo español es acabar con dicho fenómeno que desestabiliza la zona y los países que se encuentran en ella.

4. El yihadismo y la Primavera Árabe

La ‘Primavera Árabe’ es un suceso histórico fundamental para comprender la evolución y el desarrollo del Estado Islámico, así como el papel que juega en la actualidad. Para acotar el tema de análisis, nos centraremos en Siria e Irak, al ser dos de los territorios donde la presencia del Estado Islámico es más relevante.

Ben Ali, dictador tunecino, fue el primero en caer tras la revuelta que surgió en  Túnez en 2011. A partir de ese momento, la chispa de la protesta se extendió a otros territorios como Egipto, en donde Mubarak acabó por renunciar a su cargo por la oleada de protestas. Posteriormente siguieron Siria, Yemen y Libia en donde el régimen de Gadafi corrió peor suerte.

La irrupción popular en la escena política no se caracterizó por reivindicar demandas concretas más allá de la caída del régimen dictatorial. A pesar del evidente clamor democrático, la naturaleza espontánea de los levantamientos y la falta de una agenda política o ideología dominante tras las manifestaciones son elementos relevantes. Así pues, el creciente malestar generado por la corrupción y el clientelismo, la ausencia de democracia, y la desigualdad social fueron alguno de los factores que crearon las condiciones para que surgieran las protestas.

De este modo, a la hora de analizar el papel del Estado Islámico, el caso de Siria es especialmente relevante. Lo que al inicio había sido un levantamiento popular contra el régimen de Bachar Assad, desembocó en una guerra civil que, posteriormente, se convirtió en un enfrentamiento sectario tras la incorporación del Estado Islámico, en donde la fractura sunnita – chiíta determinó la línea de conflicto. De este modo, tras el inicio de la “revolución árabe” en Siria en 2011, los niveles de violencia y represión fueron en ascenso, así como la aparición y extensión de grupos armados yihadistas. Siguiendo esta línea, la participación del Estado Islámico en la guerra civil que se libraba en Siria les proporcionó poder financiero y militar, lo que facilitó su progresiva expansión y crecimiento.

Una de las principales estrategias del Estado Islámico para afianzarse en el terreno y entre la población siria, ha sido hacerse con redes locales para asegurar una serie de servicios públicos a la comunidad. De este modo, se ha conseguido suplir las carencias que existían en aquellos lugares a los que el régimen sirio era incapaz de llegar. En una situación de empobrecimiento y creciente violencia, la provisión de servicios públicos básicos aseguró cierta estabilidad del Estado Islámico en las comunidades en la que fue extendiendo su dominio.

En el caso de Irak, pese al que el contexto político y social es muy diferente al de Siria, el Estado Islámico aplica la misma lógica y una estrategia similar. En Irak, pese a que la ‘Primavera Árabe’ llegó de forma diferente, en un comienzo se produjeron sentadas y protestas pacíficas por parte de la población. Durante la etapa inicial los yihadistas apenas tuvieron presencia en este proceso. Fue, sin embargo, tras el uso de la fuerza por parte del gobierno para reprimir los movimientos populares incipientes – bombardeos a barrios residenciales, hospitales, calles, etc. – el Estado Islámico comenzó a desplegarse con rapidez.

En la ciudad de Faluya, situada en el oeste de Bagdag, el Estado Islámico se ha hecho rápidamente con el control. De esta forma, a través de una alianza con las fuerzas locales, el EI ha conseguido dominar diversas ciudades y territorios a lo largo del país. En el caso de Mosul, se ha dado una situación muy parecida. Tras entrar en la ciudad los yihadistas han cedido su poder a milicias locales que están bajo el control de los jefes de barrio. Eso sí, quien marca las reglas del juego son los miembros de Estado Islámico, quienes verdaderamente controlan el terreno.

El gran crecimiento que ha experimentado el EI en Irak se debe fundamentalmente al deterioro de las instituciones locales y a la creación de alianzas con las fuerzas locales. Siguiendo esta línea, podemos comprobar cómo tanto en Siria como en Irak, que son los países en los que el Estado Islámico tiene una presencia más relevante, cuentan con un gran aparato organizativo construido en un corto periodo de tiempo que les ha permitido ganar notoriedad, controlar redes locales, y atraer a cada vez más personas que buscan unirse a sus filas.

  1. Política exterior española en Siria e Irak

La política exterior española está influenciada en gran medida por la posición de la Unión Europea en la sociedad internacional. De esta manera, en lo que atañe al conflicto sirio la Unión Europea ha abogado por el fin de la violencia y ha internado presionar al régimen a través de sanciones y embargos. Así mismo, la UE ha reconocido a la “Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria” como representante legítimo del pueblo sirio. De igual manera se han destinado millones de euros a asistencia humanitaria y se han aceptado peticiones de ayuda a refugiados. A pesar del debate a cerca de la intervención militar en Siria, desde la UE se ha apoyado la propuesta lanzada por parte de Rusia de desmantelar el arsenal químico sirio con el que el régimen enfrentaba las protestas populares.

En el caso de España, desde el Gobierno se ha condenado la represión, y se ha suspendido la actividad diplomática en Siria, reconociendo así, a la oposición al régimen de Al Assad. Así mismo, el Ministro de Asuntos Exteriores, José María Margallo, instó al Al Assad a implementar una serie de reformas política en el país. Debido a la pasividad del régimen, España apoyó el plan de Kofi Annan para Siria. Cabe destacar que también en 2014 se celebró una reunión en Córdoba con partes de la oposición con el fin de acercar posturas entre los islamistas y moderados en vistas a la conferencia de paz de Ginebra.

  1. España en el Consejo de Seguridad

La incorporación española al Consejo de Seguridad en enero de 2015 como miembro no permanente ha conllevado cambios significativos con respecto al papel que juega en la actualidad en Siria e Irak.

En lo que se refiere a Irak, las principales propuestas realizadas por el Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación son:

  • El nombramiento por el Secretario General de un Representante Especial para  el extremismo violento.
  • La creación de un mecanismo jurisdiccional internacional especializado para enjuiciar los crímenes del extremismo violento.

Así mismo, las intervenciones españolas en el Consejo de Seguridad resaltan principalmente la “especial vulnerabilidad de las comunidades que viven en zonas controladas por los grupos terroristas”, y la “importancia del fenómeno de destrucción y contrabando de bienes culturales.”

En lo que se refiere a Siria, las principales intervenciones española en el Consejo de Seguridad, son sobre los últimos acontecimientos en el campo de refugiados palestinos de Yarmuk (Siria) y sobre los reiterados bombardeos indiscriminados a la población civil por parte del régimen sirio. Desde la posición española se considera que en Siria se están cometiendo crímenes contra la humanidad y se insta a cesar los ataques a la población civil, al considerarlos “una estrategia antiterrorista absolutamente errónea”.

Otro tema que se ha abordado en el Consejo de Seguridad y en donde España ha jugado un papel activo ha sido sobre el uso de armas químicas y los ataques de cloro denunciados durante las últimas semanas de abril de 2015.

  1. BIBLIOGRAFÍA
  • Rodríguez, Olga (2012) “Yo muero hoy: las revueltas en el mundo árabe”, Edición Debate.
  • Bassets, Lluís (2013) “El año de la revolución: cómo los árabes están derrocando a sus tiranos”, Taurus.
  • Wood, G (2015) “What ISIS really wants”, Council of Foreign Relations.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s