¿La COP21 es una oportunidad frente a la catástrofe global?

Aún no somos conscientes de la que se nos avecina. Los últimos informes pronostican que si siguen aumentando las emisiones de CO2 de origen antropogénico, la Tierra sufrirá unas consecuencias catastróficas. El cambio climático es una de las amenazas más importantes para el progreso de nuestra sociedad en sentido amplio: si no se le hace frente con decisión, se corre el riesgo de que el nivel del mar aumente peligrosamente e inunde zonas costeras, que sequías, temporales y otros fenómenos adversos sean más recurrentes, que los glaciares terrestres mengüen de forma irreversible y que la biodiversidad y los ecosistemas sufran una crisis desconocida. Sí, el mundo se va a la mierda.

El Protocolo de Kiotooso-polar-cambio-climatico (1997), que establecía un programa y un calendario de reducción de emisiones por parte de los países industrializados, fracasó estrepitosamente. Ayer, día 12 de diciembre, tras dos intensas semanas de negociaciones, se firmó en la cumbre del clima de París, conocida técnicamente como COP21, un acuerdo internacional que por primera vez en la historia aúna en el esfuerzo contra el cambio climático a todos los países, incluyendo a las potencias emergentes. El problema es que el acuerdo es legalmente vinculante, pero en los apartados fundamentales se limita a la buena voluntad de los firmantes: los estados solo se comprometen a cumplir unos objetivos de reducción emisiones que se han fijado ellos mismos y que además, como recuerda la comunidad científica, no serán suficientes para atajar los peores estragos del cambio climático. Dicen que es un primer paso y que luego… Ya veremos.

El mundo ha cambiado drásticamente en los últimos años; las potencias emergentes son cada vez más importantes. Los acuerdos de la COP21 han incluido a todos los Estados, pero las decisiones han sido cosa de tres: China y Estados Unidos, que son los dos primeros emisores del mundo, y la India, que ha querido demostrar su peso como potencia en ciernes. Latinoamérica y África siguen teniendo un papel testimonial y la Unión Europea (la principal promotora) cada vez pinta menos en este complejo escenario, marcado por relaciones de poder, intereses económicos y geopolíticos.

Planteo algunas de las preguntas y debates actuales del cambio climático.

  • ¿Cuándo viviremos la esperada consolidación internacional de las fuentes de energía no contaminantes?, ¿estaremos a tiempo de limitar un peligroso aumento de las temperaturas mundiales?
  • A primera vista parece bastante pesimista el acuerdo. ¿Realmente cumplirán los Estados sus metas? ¿La COP21 es una herramienta válida frente a la catástrofe global?
  • ¿Veremos transparencia y rendición de cuentas?
  • ¿Qué papel desempeñamos los ciudadanos/trabajadores en esto? La COP21 ha sido una cosa de High Politics (élites de los estados). Se han prohibido las manifestaciones de la contracumbre de las ONG, por ejemplo.

A todo esto solo nos queda actuar localmente, concienciarnos y movilizarnos por un mundo diferente, igualitario, solidario y ecológico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s