12 recomendaciones para futuros politólogos

La politología está en periodo de renacimiento. Cada vez es capaz de responder a preguntas más complejas y resulta más útil para comprender la realidad. En el curso 2012-2013 comenzaron a estudiar Ciencias Políticas en España 14.992 personas, un 1,02% del total de estudiantes. Dos años más tarde, la cifra ha ascendido a 16.354, representando un 1,19%. Los politólogos/as crecen como la espuma. Hay un auténtico boom, como con las colchonerías, las cervezas artesanas o los cigarrillos electrónicos.

"Leyendo" el Charlie Hebdo en París
“Leyendo” el Charlie Hebdo en París

Álvaro Llorca lo explica en un artículo publicado en El País: “cae el número de universitarios mientras aumenta el número de aspirantes a politólogos” y “la mayor presencia de especialistas en los medios de comunicación es solo una de las causas que lo explica”. Factores como la crisis económica, el movimiento 15M, el proceso independentista catalán y la presencia, cada vez mayor, de politólogos en la política, pueden ser los causantes de este incremento. Son cada vez más las figuras públicas formadas en facultades de Ciencias Políticas. Sin ir más lejos, dos de los líderes de la CUP, David Fernández y Quim Arrufat, se formaron en la Facultad de Políticas de la UAB, y los ideólogos de Podemos, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Juan Carlos Monedero, en la Facultad de Políticas de la Complutense.

Mi humildad estudiantil y mis 22 años no me permiten hablar en nombre de la politología. Pero tras cuatro años dedicados al estudio de la política, he extraído las siguientes conclusiones, que a más de un futuro politólogo le pueden servir de recomendación.

  1. No estudias para ser político, sino para ser politólogo. Graduarse en Ciencias Políticas significa ser politólogo. El politólogo es aquel que domina la politología (las Ciencias Políticas). El objetivo de la Ciencia Política es <<establecer, a partir de la observación de hechos de la realidad política, principios generales acerca de su funcionamiento.>>. Por tanto, el politólogo es aquella persona que se dedica al estudio de la política. El político, en su sentido más estricto, es aquella persona que se dedica a la política. En definitiva, diferenciamos la dedicación y el estudio de la política, pese a que ambas se pueden complementar.
  2. La ciencia política no es lo que piensas. No son solamente acciones parlamentarias y reuniones de hombres trajeados en despachos. La ciencia política no es la política que podamos ver a simple vista. Es mucho más compleja, es la ciencia que estudia la administración del poder, sobretodo en un ámbito Estatal.
  3. La política te ha de gustar. En primero lo deja muchísima gente. Prepárate para estar todo el día hablando de política. Aprovecha los momentos de debate, expláyate y olvida los nervios al hablar en público. Con el tiempo irás mejorando. Si vas al bar que sea para debatir, no para perder clase.
  4. Haz el máster. A no ser que seas el fucking boss tendrás que hacer un máster tras acabar el grado, o al cabo de unos años. El máster tiene una función principal: especializarte en algún tema determinado. El grado no equivale a la licenciatura, sino que para llegar a ese nivel necesitas complementarlo con un máster.  Además, los másters son carísimos, sobretodo en Cataluña. Un público te puede costar entre 2000 y 5000 euros, un privado de 5000 euros para arriba, hasta cantidades ingentes, solamente disponibles para unos pocos. Lamentablemente es así. Ponte a ahorrar.
  5. Haz contactos. Con esto no me refiere a que seas un chupaculos, sino a que conozcas gente del sector, que valores la oportunidad de trabajar con cierta gente. Haz amigos. Una vez acabes el grado, tener contactos puede ser un factor clave para la inserción laboral.
  6. Tiene salidas laborales. La formación que te dan las ciencias políticas es muy amplia. La tasa de inserción laboral está alrededor del 80%. Aunque a priori parezca que no tiene salidas, sí que las tiene. Puedes dedicarte a la administración pública (técnicos, gobierno local, etc.), al mundo privado (consultorías de análisis político, de estudios específicos, etc.), a la docencia y a la investigación, al tercer sector (ONG’s, cooperativas, etc.), a temas internacionales (organizaciones internacionales, comercio internacional, etc.) y a la propia política.
  7. Busca unas buenas prácticas. Hay muchísima gente que sale muy descontento de las prácticas. Busca más allá del catálogo que ofrece la universidad. Ten iniciativa cuando las realizas; muestra interés. Las prácticas sirven para tener una primera impresión del sector. Si tienes mucha suerte, puede que acabes trabajando en el sitio.
  8. Tendrás una formación amplia, en la que sabrás nociones de historia, economía, sociología y derecho, entre otras. En el grado estudiarás a las diferentes subdisciplinas de la politología: el comportamiento político, la filosofía política, las relaciones internacionales, la economía política, la política comparada y las políticas públicas.
  9. Organízate, milita. La mejor manera de constatar tu formación es organízandote en algún colectivo, partido o ONG. Vincularás teoría y práctica.
  10. Escribe. Cualquier cosa es válida. Házte un blog. No hace falta que lo publicites. Pero practicar la escritura e ir exponiendo tus planteamientos políticos es muy útil para progresar.
  11. Hay varios perfiles clásicos del estudiante de políticas. Jóvenes con conciencia crítica, con ganas de cambiar el mundo. Encontrarás gente punky, perroflautas y pocos pijos en general. Gente que no ha entrado en Derecho o en Periodismo. Mucho militante, y más de uno en partidos políticos. He conocido a gente de prácticamente todos los partidos, incluso de Ciudadanos y el PP. También gente que quiere llegar a la ONU o  a organismos internacionales. Y más hombres que mujeres.
  12. El inglés es un requisito necesario pero no indispensable. Y las matemáticas son muy sencillas. Te puedes sacar el grado con normalidad sin tener un buen nivel de Inglés. Pero a lo largo tendrás materia en este idioma, sobretodo a partir de tercero en las asignaturas de Relaciones Internacionales. Aún así, el inglés no solamente es necesario en las ciencias políticas, sino en todo en general. Tocarás algo de mates y alguna fórmula, pero muy asequible. No temas a esto. También harás cosas de estadística.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s