Diario de un Barrioviajero: 30 días en Cuba. Guía didáctica, anécdotas y análisis sobre temas generales (1, La Habana y el sistema cubano)

sense-titol

La Habana es una ciudad que no deja indiferente. Después de París es la urbe que más me ha impactado. Prácticamente cada día descubres algo que hacer y, sinceramente, considero que ni en un mes te quedarías satisfecho. Es la capital de Cuba, además de su centro neurálgico, y posee una energía impresionante. Viven, contando las afueras, unos tres millones de habitantes. Posee una arquitectura colonial de tradición española, francesa, británica y americana. Está estructurada conforme a tres barrios: Habana Vieja, Centro y el Prado y el Vedado. Mis compañeros y yo nos hospedamos en el barrio del Vedado, una gigantesca zona donde antiguamente vivían los burgueses y ahora es un barrio residencial, con casas rurales. Concretamente, estuvimos cerca del sucio río de los Almendares. Enfrente de la casa había una infraestructura totalmente favelera, en el que muchos edificios fueron construidos por los propios vecinos. Aun así, la seguridad es altísima y es un hecho que repiten constantemente los cubanos. “En Cuba nadie te va a robar”. Sí que es cierto, no obstante, que con el incremento del turismo se han producido pequeños robos a turistas, pero la delincuencia sigue siendo irrisoria. Es, posiblemente, uno de los lugares más tranquilos y pacíficos para vivir en el mundo. En cualquier otro país de Latinoamérica o en España, por ejemplo, en un ambiente parecido, te atracarían al segundo. En Cuba, no.

sin-titulo
Vistas desde nuestro apartamento

La Habana es una ciudad que parece estancada en el tiempo. Posee un aspecto empobrecido y una infraestructura degradada, pero con un encanto inigualable. Durante esta primera semana en la isla hicimos un pequeño recorrido por la ciudad que supuso nuestra toma de contacto con el país. Tuvimos la suerte de hospedarnos en una casa de alquiler única, en la que nos sentimos muy bien acogidos y nos trataban como si fuésemos su familia. Marta y Alberto, a que no dudaré en recomendar para los futuros viajeros que vayan a La Habana, era una pareja encantadora, hospitalaria y revolucionaria. A ello le sumamos las experiencias de Mami (madre de Marta), una abuela de 83 años que participó en la Revolución, con la que charlando un rato uno recibía una clase magistral de humanidad y principios.

Tal y como comentaba, la cantidad de cosas que hacer en la ciudad es enorme. Durante estos primeros siete días aprovechamos para visitar el Malecón, un paseo que recorre la costa de La Habana a lo largo de siete kilómetros y conecta los diferentes barrios de la ciudad. El término ‘malecón’, que desconocía más allá del hit reggaetonero del verano Hasta que se seque el malecón que escuché cientos de veces-, se refiere en Cuba y en algunos países de Latinoamérica a los rompeolas y paseos marítimos. También conocimos la Habana Vieja: el centro de la ciudad, patrimonio de la humanidad, precioso y repleto de historia. Pasear por la Habana Vieja es imprescindible para conocer Cuba. La cantidad de museos, plazas, callejuelas y bares con música en directo confiere al barrio un ambiente único.

Una tarde que pretendíamos ir  en barco a Casa Blanca (un pueblo cercano en frente de La Habana en el que se encuentra un castillo, un Cristo gigante y unas vistas espectaculares) nos sucedió una anécdota curiosa. Nos dirigíamos hacía allí cuando nos cayó una tormenta tropical y unos cubanos nos invitaron a entrar en su casa a charlar y a ver boxeo olímpico en su televisión,  a la vez que uno de ellos nos recitaba canciones con la guitarra española. Cantaba genial y se dedicaba a la música, pero lo más impresionante de este hombre eran sus orígenes. Era el bisnieto de Juan Negrín, presidente de la República Española; nos enseñó el DNI para constatarlo. Este fue uno de los primeros ejemplos de la hospitalidad cubana. Nos encontrábamos perdidos y atacados por la lluvia y acabamos pasando una gran tarde.

sin-titulo
Típica calle en La Habana

El Vedado, lugar donde nos hospedábamos, es el mayor barrio de la ciudad, siendo también un lugar emblemático y culturalmente el más activo, además de poseer grandes hoteles. Una de esas noches aprovechamos para ir a la Fábrica de Arte Cubano, una discoteca/centro cultural que combina galerías de arte, música en directo, discoteca e incluso cine. Todo esto a un precio de 2 dólares cubanos y con comida y bebida a precios asequibles. Una combinación nunca vista por mis ojos pero increíble;  una sensación extraña la de ir ebrio con un mojito mientras miras una exposición de los estudiantes de arquitectura de la Universidad de La Habana. Uno también puede ir a la Plaza de la Revolución, una gigantesca y emblemática plaza en la que Fidel pronunciaba sus discursos y se hacen grandes actos, y en la que se encuentra la Torre de José Martí y la sede principal del Partido Comunista.

sin-titulo
Plaza de la Revolución

Durante la estancia en La Habana aprovechamos para hacer excursiones de un día. Fuimos a Bacuranao, situado en lo que llaman Playas del Este, un conjunto de 20 km de playas a una media hora de La Habana. Nos desplazamos allí con la guagua (el bus) por 40 centavos de peso cubano (1 céntimo de euro); viajamos a lo cubano. Son el medio de transporte por antonomasia de los habaneros.    Algunos están personalizados, suena reggaeton, vas como en una lata de sardina y se retrasan mucho, pero son muy divertidos.  Es curioso porque el sistema de información del transporte en Cuba funciona a base del boca a boca: ve preguntando por la calle, que acabarás llegando a tu destino. Todo esto gracias a Alberto, que nos acompañó. Ir con cubanos siempre será mejor que ir solos, ya que conocerás mejor el terreno y te saldrá todo más económico. Por ejemplo, si no hubiésemos tomado (se usa tomar en vez de coger) tendríamos que haber ido en taxi por un precio mucho más alto.

sin-titulo
Viajando en un camión dirección Bacuranao

En Bacuranao tuvimos nuestra primera experiencia en una playa para cubanos. En general, era una playa agradable pero muy sucia, en la que podías comer muy barato y escuchar música durante todo el día. Uno buceaba y, en vez de peces, solo veía latas de cerveza Cristal y botellas de ron Havana Club. Nos pareció poco cuidada. En Bacuranao tuve una experiencia un tanto desagradable con eso a lo que llaman jineterismo, uno de los temas más polémicos en Cuba. El término hace referencia a esos cubanos y cubanas que al entablar una conversación contigo siempre buscan algo de beneficio, sea una botella de ron, una cena o algo de dinero. Mi caso fue el siguiente: se me acercó una negrita que decía que le gustaba y tras 5 minutos me propuso directamente sexo. Aún recuerdo alguna frase que me dijo: “Las cubanas somos muy buenas en la cama, somos de sangre caliente”. Siguió insistiendo, a la vez que nos pedía dinero y nos decía que Cuba no le gustaba y que quería irse. Poco a poco se le iba viendo el plumero y la historia acabó siendo bastante desagradable, especialmente para mí. La mandamos a tomar por culo.

sin-titulo
Viñales desde el mirador

Otra de las excursiones que realizamos fue a Viñales, situado en el oeste de Cuba. Posiblemente es una de las zonas más bonitas de la isla. Se trata de una región tabaquera en la que la población es más blanca y menos revolucionaria que en el este. Hicimos una ruta por este precioso valle, en el que vimos cuevas, paisajes verdes tropicales con mogotes (montañas verdes características de Viñales), plantaciones de tabaco y la elaboración en directo del famoso puro habano. Pese a no ser fumador, tuve la oportunidad de probar uno.

El sistema cubano

Para intentar analizar Cuba uno tiene que cambiar de lentes. Eso significa mirar con otros ojos los sistemas sociales que no se parecen en nada a los occidentales. Es decir, uno no puede analizar el país mirándolo todo como si estuviésemos en España. Los conceptos de democracia y dictadura tienen un significado distinto. En primer lugar tenemos que entender que el sistema político es radicalmente diferente de la democracia liberal, basada en la competitividad y la libertad de partidos políticos. En los sistemas occidentales, el concepto de democracia está asociado a la libertad, mientras que en Cuba, país socialista, está asociada a la igualdad y a la justicia social. Los medios de comunicación bombardean constantemente nuestras mentes diciéndonos que es un sistema dictatorial, pero ¿qué opinan los cubanos? En general, para el cubano, la dictadura es el sistema que se vivió con Fulgencio Batista en los años cincuenta. Nos encontramos, pues, que afirmar que “Cuba es una dictadura” puede resultar una falta de respeto hacia los cubanos. En este sentido, el sistema político cubano es un Estado socialista, una democracia popular,  surgido de la Revolución cubana de 1959.

La Asamblea Nacional del Poder Popular ostenta el poder legislativo, y el Consejo de Ministros, el ejecutivo. En el país, el Partido Comunista de Cuba domina las instituciones del Estado, con miles de militantes a sus espaldas. Además de esto existen los CDR (Comités de Defensa de la Revolución), creados durante la Revolución para mantenerla viva. Hoy en día cumplen la función de una especie de asambleas vecinales. Si alguno quiere indagar un poco más sobre el tema le podría dejar un libro que compré llamado Estado, participación y representación políticas en Cuba, de Julio César Guanche, un investigador de la Universidad de La Habana. Lo cierto es que en el país existe un debate, más o menos público, sobre la situación y el futuro del país. Hablar de Cuba para el extranjero es muy fácil, pero comprenderla resulta muy complejo. Es una sociedad plagada de contradicciones.

Un tema que a un europeo puede resultar controvertido es el liderazgo de Fidel (en Cuba se le llama Fidel, no Fidel Castro). Con los testimonios que recogí en los 30 días, en general, el líder de la Revolución cubana es querido por sus habitantes y es considerado como un padre de la patria. Para nosotros, desde una órbita europea y occidental, que un líder político haya estado tanto años en el poder (casi 50) puede resultarnos molesto y lo relacionamos con el concepto “dictadura”. Lo cierto es que en Cuba tienen una percepción diferente -aunque también hay muchos detractores- que aceptan los logros sociales de la Revolución pero que reniegan de la Cuba actual. Fidel es un líder carismático, capaz de dar orientaciones generales y posiblemente uno de los mejores estadistas del mundo. Conocidos son sus discursos y sus pronunciaciones sobre las relaciones internacionales. Hace unas semanas Fidel cumplió 90 años y se encuentra en un mal estado de salud. Realmente nadie sabe qué pasará cuando muera Fidel.

La economía cubana es en la actualidad uno de los temas más controvertidos y críticos de la isla. Con la Revolución, la propiedad privada se socializó y comenzó la etapa socialista. Desde sus inicios, la economía en Cuba dependió mucho de las relaciones comerciales con la URSS y el bloque del Este, a quienes vendían azúcar, así como de la posición geoestratégica en el contexto de la Guerra Fría. Pero el azúcar entró en una crisis sistémica y el socialismo soviético cayó, sumando a todo ello el terrible bloqueo económico norteamericano. A partir de allí, el país se quedó solo en el mundo y tuvo que buscar otra vía de supervivencia, el turismo, un tema que trataré a lo largo del diario. Por ello, a partir de los años noventa Cuba comenzó a abrirse al mundo, permitiendo ligeramente la propiedad privada y la llegada de inversión extranjera.

Durante el periodo post-URSS, conocido como periodo especial en tiempos de paz”, Cuba sufrió una crisis económica que hizo bajar considerablemente el PIB. El sistema cubano, desde la Revolución, garantiza una serie de derechos sociales básicos como la vivienda, la educación, la sanidad y una libreta para cubrir las necesidades básicas. Durante el periodo soviético, en Cuba se podía disfrutar de un total de 62 alimentos y demás productos, pero tras la caída se redujo drásticamente a solo seis. El turismo, tema del que hablaré constantemente en el diario, es un fenómeno que no ha dejado de generar contradicciones en la isla, pero que en cierta manera ha hecho prosperar al país y ha permitido salir del “periodo especial”.

sin-titulo
Símbolos de los Comités de Defensa de la Revolución

La libreta que reciben todos los cubanos se combina con el sueldo que reciben, que oscila entre los 15 y los 25 dólares, sumando los demás derechos sociales. La vida para el cubano tiene pocos lujos. Disponen de lo básico pero muchos de ellos necesitan acudir al mercado negro o al turismo para sacar algo más de plata (dinero en Latinoamérica). Desde la llegada del turismo, la vida en el país se ha encarecido notablemente, incluso para sus propios ciudadanos.

Además, en Cuba existen dos monedas: el peso cubano y el peso convertible. En líneas generales, el peso cubano (también llamado Moneda Nacional) es la moneda utilizada por los cubanos y el peso convertible (también llamado dólares o CUC) es la de los turistas. Un CUC equivale a 24-25 de MN.

Otros aspectos notables del sistema cubano son el sistema educativo y el sistema sanitario. La educación y el respeto a la infancia es uno de los elementos más definitorios de Cuba. Su educación, y concretamente sus médicos y maestros, son muy conocidos y están repartidos a lo largo del mundo. De hecho, tomaron la iniciativa en la lucha contra el ébola y han participado de manera altruista en muchas misiones internacionales. La educación es completamente gratuita para todos los cubanos y el sistema universitario es especialmente bueno, un hecho que constantemente repiten los cubanos. Es curioso porque uno puede estar hablando tan tranquilo con alguien que ostenta un trabajo que no requiere formación y posteriormente te dice que tiene dos carreras. Muchísima gente tiene estudios, o esa percepción tuve, y, en general, son gente con mucha cultura. Cuando triunfó la Revolución se comenzó a configurar el sistema educativo de la isla, gracias a los alfabetizadores. Se trataba sobre todo de jóvenes de todas las edades alfabetizados, incluso con 13 años, que ayudaban a toda la población a leer y a escribir. Iban al campo a alfabetizar, mostrando una expresión de solidaridad conmovedora.

La salud en Cuba también representa uno de los pilares de Revolución. Existe una red excelente, extensa y gratuita de hospitales y centros médicos a lo largo de la isla, aunque hay una falta de medicamentos notoria. El país tiene la tasa de mortalidad más baja de toda América Latina y la esperanza de vida (79 años) es más alta que la estadounidense. Además, las enfermedades tropicales han sido prácticamente  erradicadas.

sin-titulo
Grafitis comunes

Por último, en este capítulo haré una mención a la policía, ya que el tema de la seguridad lo he tratado anteriormente. En comparación con España, que la policía te mira por encima del hombro, con una pronunciada superioridad moral y legal, en Cuba la relación de la ciudadanía con la policía es completamente diferente. Lo definiría con una palabra: la policía es pueblo. Utilizan los mismos medios de transporte y existe una relación de amistad, incluso se dan la mano y hablan entre ellos. Vi a una pareja de militares besándose. La policía se llama PNR (Policía Nacional Revolucionaria). Dos acontecimientos con la policía me marcaron especialmente. En primer lugar, érase un día que iba caminando a paso lento y ligeramente ebrio de ron caminando con Alberto dirección casa y, de repente, se puso a orinar en unos arbustos. En ese momento aluciné, ya que había un coche de policía a unos tres metros, con dos agentes dentro del coche. Me dijo: “No te preocupes”. Seguidamente, se pusieron a conversar y todo sucedió con normalidad. Se dieron la mano y estuvieron charlando. Yo seguí impresionado, ¡en Barcelona me multaron hace años con 80 euros! Otra situación interesante fue una vez que estaba en un parque conectado al Wi-Fi. Había muchos jóvenes y apareció un policía de aproximadamente mi edad (son muy jóvenes en general), dando una vuelta por el parque. No ocurrió nada. Imagínense esto en un parque de un barrio de Barcelona. Aparece la policía y todo el mundo corriendo o atemorizado.

SIGUIENTE CAPÍTULO (2, Cienfuegos y la sociedad cubana)

ANTERIOR CAPÍTULO (Mapa y Ruta)

ÍNDICE GENERAL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s