Breve comentario sobre la seguridad en una hipotética Cataluña independiente

Todos los estados necesitan una estrategia de seguridad, tanto para proteger a sus conciudadanos como para configurar su política exterior. Al fin y al cabo, la seguridad es lo que aparentemente garantiza el objetivo principal de todo estado o toda persona: sobrevivir, en un contexto hostil e inhóspito. La supervivencia, en este sentido, es el fin máximo. Y los estados, mediante el pacto social que tienen con sus ciudadanos, otorgan seguridad y servicios. Además, todo estado también posee una política exterior específica, es decir, una proyección exterior de su identidad y sus intereses.

Sobre el proceso independentista de Cataluña se ha hablado demasiado, pero sigue ahí, en el debate público. Haciendo un ejercicio de reduccionismo, y para facilitar el artículo, diremos que hay dos visiones principales del mismo. Por un lado, aquella que dice que durante todo este tiempo no se ha movido nada y no se ha avanzado (véase el último libro de Guillem Martínez). Por otro lado, hay una visión más optimista, que explica que es una construcción histórica de gran magnitud y que lleva avanzando tiempo, en el que se han comenzado a crear embriones de futuras instituciones de estado, como oficinas exteriores o un proyecto de hacienda pública.

Uno de los grandes déficits del independentismo es su imagen y proyección exterior. Fuera de Cataluña -y en gran parte de España- es visto como un proceso desintegrador y pernicioso, mientras que los independentistas en general lo ven como algo pacífico, democrático y legítimo. No entraré a valorar en este comentario este tema, sino en centrarme en la hipotética estrategia de seguridad y la política exterior de Cataluña como estado independiente, en base al informe que publicó recientemente el ICIP en el seminario Estat de Pau, titulado Construir un estat segur i en pau. Com enfocar la seguretat i la defensa en un nou estat d’Europa”

En dicho análisis se ofrece una propuesta sobre el futuro de la seguridad en Cataluña, centrado sobre todo en la promoción de paz. A lo largo de las más de 100 páginas que lo componen, se explican cuestiones como la historia pacifista de Cataluña, los riesgos y las amenazas que podría tener el futuro estado y una propuesta constitucional de una “República de paz”, entre otras cosas. El esquema de la “República de Paz” rompe con muchos de los supuestos del Estado Español, proponiendo una nueva estrategia de seguridad radicalmente diferente, lo que me ha sorprendido gratamente.

MANIFESTACIÓN ACOGIDA RREFUGIADOS
Manifestación a favor de los refugiados en Barcelona el pasado 18 de febrero

Por ejemplo, proponen un cambio del paradigma de la seguridad militar-armada hacia uno de seguridad humana. Esto es renunciar al ejército y al fortalecimiento de las estructuras del estado para constituir un nuevo modelo de seguridad humana, más centrado en el individuo y en la promoción de la paz, la cooperación, la cohesión social y la protección civil. Aunque parezcan “humo” estos últimos conceptos, son al fin y al cabo, nuevas política públicas, muy diferentes a las del Estado español. En el documento también se renuncia a entrar en la OTAN y a tener industria armamentística, entre otras cosas.

Estas pequeñas pinceladas podrían servir para construir un hipotética estrategia de seguridad para Cataluña. El informe, realizado por académicos vinculados a la promoción de paz y al ICIP, quizás pecan de cierto idealismo, pero sin duda alguna resultan unas políticas innovadoras a nivel europeo y mundial. Supongo que la realpolitik hace cambiar a los estados y a las personas, y actuar en un mundo anárquico siendo un estado de pequeña magnitud tiene sus riesgos, más aún cuando tienes pocos apoyos internacionales.

Imaginaos un hipotético estado catalán alejado de las estructuras de la OTAN, sin ejército y sin industria armamentística. Esta visión pacifista encontrará sus detractores, hombres y mujeres de estado realistas, y difícilmente podrán llevarse a cabo todos esos sorprendentes retos, pero si en algún momento se llega a constituir un futuro estado catalán, la promoción de la paz es sin duda una de sus grandes bazas. Unas revolucionarias bazas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s