Una breve explicación sobre la Seguridad en Relaciones Internacionales

Este escrito corresponde a un trabajo del máster en Relaciones Internacionales, Seguridad y Desarrollo. 

Resumen

En el siguiente ensayo, con vocación de introducción general a la seguridad en relaciones internacionales, se abordan los orígenes de la seguridad en la política internacional hasta la constitución de Naciones Unidas (capítulo 1 y 2), las concepciones de la seguridad tradicional (capítulo 3), para acabar determinando las dimensiones, niveles de análisis, sectores y modelos (capítulo 4) de la seguridad, y acabar, definitivamente, explicando sus debates y retos actuales en la posguerra fría (capítulo 5). Por último, se ofrece en los anexos (capítulo 7) un esquema general sobre el ensayo, para integrar y relacionar todos los conceptos y teorías explicados. 

  1. Seguridad, una primera visión

“La seguridad es, en este uso del concepto (refiriéndose al uso coloquial del término), una alocución que designa atributos de los seres que se hallan ciertos de sí mismos, y también una cualidad de las cosas que no ven restringida su capacidad de desarrollo, su libertad”, apunta G. Orozco [i]. Cuando hablamos de seguridad en Relacionales Internacionales, uno de los conceptos esenciales en la disciplina, no lo hacemos únicamente como en la vida cotidiana, concebida como una “ausencia de peligro” en su origen etimológico (securitas), sino que nos referimos principalmente a ese conjunto de teorías y análisis que ponen en el centro aspectos como la guerra, la paz y la seguridad[ii].

En filosofía política, de acuerdo a las tradiciones de pensamiento de Martin Wight[iii], algunos de los pensadores clásicos de la política internacional teorizaban ya sobre aspectos de la seguridad. G. Orozco[iv] explica, por ejemplo, que la concepción hobbesiana considera a la seguridad como un elemento capaz de vertebrar estabilidad social en un estado, en alusión al Leviatán. La tesis grociana afirma, por otro lado, que la seguridad dependerá de las normas que regulan a la sociedad internacional. Por último, la asunción kantiana, parte de la premisa de que se logrará la seguridad mediante la creación de instituciones internacionales y la creación de redes trasnacionales de ciudadanos.

Después de esta breve introducción, vemos principalmente dos cosas. En primer lugar, en nuestra disciplina académica -las RRII- tenemos que entender principalmente a la seguridad en un ámbito internacional, vinculado a las interacciones entre los diferentes estados en el sistema internacional. En segundo lugar, observamos que algunos de los pensadores clásicos anteriormente mencionados ya hablaban de seguridad. Para indagar un poco más en sus orígenes, en el capítulo se explicará los orígenes de esta subdisciplina y cómo prestaron atención a la cuestión de la seguridad.

  1. Los orígenes de la seguridad (internacional)

En el año 1919,  se inauguraba la cátedra Woodrow Wilson, la primera en relaciones internacionales, en la que pretendía analizar la nueva realidad política internacional. El presidente norteamericano publicó un año antes los famosos “Catorce Puntos”, una serie de criterios de negociación y promoción de paz a nivel mundial. En el otro lado del mundo, Vladimir Lenin propugnaba por una tesis parecida mediante el “Informe para la paz”, pero por unos medios totalmente diferentes. Pese a tratarse de visiones contrapuestas, los dos líderes creían firmemente  en un mundo estable, pacífico y próspero. La sociedad de naciones, creada en 1919, tenía ese mismo objetivo: paz mundial y orden internacional estable. Sin embargo, una serie de sucesos hicieron estallar la guerra más mortífera de la historia, la II Guerra Mundial.

El espíritu pacifista wilsoniano, tildado de utópico por los realistas clásicos, quedó obsoleto y fue sustituido por el de la seguridad. El realismo, la doctrina predominante en Relaciones Internacionales tras la IIGM, fue el principal artífice de las concepciones de seguridad. Tras la fallida de la Sociedad de Naciones, las potencias vencedoras de la guerra, dirigidas principalmente por Estados Unidos, decidieron crear una nueva organización internacional, Naciones Unidas. La carta de las Naciones Unidas, firmada en San Francisco el 26 de junio de 1945, representaba y sigue representando el principio vertebrador los objetivos de dicha organización: la paz y la seguridad internacional.

Si uno teclea en el buscador a ambas palabras, verá lo siguiente. La palabra paz sale 8 veces; seguridad sale 59. Más aun, dentro de la organización, la institución más poderosa es el Consejo de Seguridad, formado por únicamente cinco miembros (los cinco vencedores de la guerra) y es el encargado de mantener la paz y la seguridad. Naciones Unidas era, aparentemente, el arreglo ante la hecatombe producida por las magnitudes de la guerra. Pero durante los primeros años, Estados Unidos, ya en una confrontación contra la URSS, dominaba la institución y proyectaba sus intereses a través de ella.

Es decir, la situación post IIGM estaba marcada por un mundo destrozado que tenía que ser reconstruido, en el que único vencedor -real- fue Estados Unidos; su economía y su poder emergió como el más poderoso de la historia. Es justo en ese momento que los estudios de seguridad están en pleno apogeo. Cuando inicia la Guerra Fría urge “la necesidad de estudiar la rivalidad nuclear entre las dos superpotencias”[v]. En este sentido, explica Karlos Pérez de Armiño, “los estudios de seguridad constituyen en sí un campo académico, cuya articulación gira en torno al concepto de seguridad”[vi]. Los estudios de seguridad son “imprecisos en sus fronteras disciplinares y de la gran pluralidad de actores que abarcan”.[vii]

Por otra parte, cabe decir también que “paz y seguridad son conceptos estrechamente vinculados aunque existe una gran variación sistemática en el uso de uno y otro”[viii], tal y comenta Ole Waever. El investigador nos quiere decir que para entender a la seguridad necesitamos conocer las convergencias y divergencias entre paz y seguridad, así como su evolución histórica. Diferenciamos, en este sentido, por un lado los estudios de seguridad y  por otro lado los de investigación para la paz, ambos incorporados dentro de eso de lo que llamamos seguridad (internacional)[ix].

  1. El enfoque tradicional de la seguridad

La concepción tradicional de seguridad, surgida en los primeros años de Guerra Fría, debido a las influencias del realismo y a los llamados “estudios estratégicos”, se basaba principalmente en dos aspectos principales: una visión estatocéntrica y una dimensión político-militar[x]. Según Armiño, “considera que el objeto referente de la seguridad es el estado”[xi], por lo que lo importante es garantizar su seguridad (nacional). Como comentaba, el realismo ha sido la principal determinante en este tipo de estudios, evolucionando y mostrándose con múltiples variantes, desde el realismo clásico (la naturaleza humana genera un mundo de lucha permanente) hasta el neorrealismo waltziano (la estructura anárquica del Sistema Internacional determina el comportamiento de los actores), entre otros[xii]. El liberalismo también ayudó a configurar, en menor medida, la concepción tradicional de seguridad, pero aportando una visión “progresista y normativa”[xiii], creyendo que la seguridad debe construirse mediante “la cooperación y la creación de mecanismos de seguridad colectiva”[xiv], en la que influyeron, como en el realismo, múltiples variantes[xv]. La visión tradicional, de marco carácter norteamericanocéntrico, entró en crisis con el fin de la Guerra Fría, debido a que “las amenazas militares perdían su preeminencia a favor de otros problemas”[xvi], por lo que tuvo que actualizarse y adaptarse a nuevos debates, que se trataran en el capítulo 5.

  1. Entendiendo a la seguridad: dimensiones, niveles de análisis, sectores y modelos

Llegados a este punto, ¿qué entendemos por seguridad en Relaciones Internacionales? Tras haber analizado su origen y evolución hasta el fin de la Guerra Fría, necesitamos acabar de conceptualizarla. Existen multitud de dimensiones, concepciones, niveles de análisis y modelos, por lo que vamos a señalar algunas de las más importantes.

En primer lugar, Karlos Pérez de Armiño explica que hay tres concepciones diferentes. La objetiva, haciendo referencia “a la ausencia de amenazas materiales y militares”[xvii], la subjetiva, centrada “en la ausencia de temor o sentimiento de amenaza”[xviii] y la discursiva, basada en una visión constructivista derivado de un speech act.

En segundo lugar, los niveles de seguridad también son sumamente importantes. En Relaciones Internacionales, utilizamos la terminología “niveles de análisis” para referirnos a donde aplicamos nuestro análisis (nuestro objeto referente); sea a un individuo, a una entidad subnacional, a un estado, a una organización regional, etc. En líneas generales, debido a las influencias del realismo en los estudios de seguridad, el nivel de seguridad utilizado es el Estado, en el que la “seguridad nacional” emerge como reacción a la “seguridad colectiva”[xix]. Sin embargo, existen otras visiones como la constructivista, que afirma que “el interés nacional es sólo la expresión de la identidad de una sociedad, la cual es artífice de los procesos de relación de las unidades del sistema”[xx]. Existen también otros niveles de seguridad, como la seguridad humana (individual), que supuso un giro copernicano en la disciplina, poniendo al individuo como el centro del análisis. Este debate se puede enmarcar también dentro del deepening.

En tercer lugar, en consecuencia de los debates del widening (explicado en el siguiente capítulo), la seguridad se amplía para llegar a más sectores más allá del militar, planteando nuevas concepciones como la seguridad económica, la seguridad cibernética, la seguridad política y la medioambiental, entre otras.

Por último, en cuarto lugar podríamos hablar también de modelos de seguridad. Según G. Orozco, para “abordar la gran variedad de posturas y propuestas consiste en distinguir entre aquellos modelos que se basan en una concepción restringida de la seguridad o entre los que asumen nuevas amenazas o problemas a la seguridad. En la primera se encuadran los paradigmas que han elaborado modelos clásicos de seguridad, en tanto que en la segunda se abordan fenómenos emergentes del final de la Guerra Fría y de la actual condición de globalización.”[xxi]

  1. La posguerra fría y los cambios en la seguridad: retos y debates actuales

Después de la caída de la URSS los estudios de seguridad tradicionales tuvieron que actualizarse en nuevo contexto mundial multipolar. Adoptó nuevos supuestos, en relación a la unipolaridad de Estados Unidos, el ascenso de China y la pervivencia de la OTAN[xxii]. Por ello, incorporaron nueva literatura científica hablando de estados villanos, estados fallidos y terrorismo, entre otros. Es decir, se adoptaron muy bien a los cambios y aún siguen con mucha fuerza. Otras visiones se mostraron contrapuestas a las visiones tradicionalistas, pasando desde la investigación por la paz, algunos estados del sur y algunas orientaciones constructivistas[xxiii]. Tras el fin de la GF, entramos en lo que se llama un debate sobre la seguridad, motivada por cambios derivados de la globalización, la revolución de los asuntos militares y el aumento de los conflictos asimétricos, entre otros. Aparece, también, un fuerte debate normativo, en el que nuevas concepciones como el deepening (profundización de la seguridad incorporando a otros actores como los individuos y las organizaciones supranacionales) y el widening (ampliación del concepto más allá del sector militar, incluyendo otros como el medioambiental o el económico), ponen en duda algunos de los supuestos tradicionales.

Dentro de los retos y debates actuales acerca de la seguridad, es necesario comentar también el concepto de seguridad humana, basado en el freedom for fear y el freedom for want, el debate de las nuevas guerras, la construcción de paz, y los estudios críticos de seguridad, muy vinculadas al constructivismo y su teoría de la securitización, sin obviar a las teorías críticas, como Linklater y su enfoque de la seguridad crítica, entre otros[xxiv].

Para concluir, acabaremos diciendo que la seguridad sigue y seguirá siendo uno de los elementos centrales de la disciplina de las Relaciones Internacionales, pero que en la actualidad se encuentra en un fuerte debate entre tradicionalistas, intermedios y partidarios de un “nuevo modelo de  seguridad”[xxv], más abierta, profunda y amplia. Nuevos retos arremeten contra la seguridad internacional como el terrorismo, la proliferación nuclear y el cambio climático, y la única manera de resolverlos será con visiones más inclusivas de la seguridad.

        6. Bibliografía

BARBÉ, Esther (1995): “Relaciones Internacionales”. Editorial Tecnos, Madrid, Cuarta Reimpresión (2013) 

DEMURTAS, A (2014), “El complejo europeo de seguridad regional entre 2001 y 2011 en relación a las amenazas del terrorismo islamista y de las armas de destrucción masiva“, Tesis  Doctoral UAB: pp.28-64

FISAS, Vicenç (1998): “Cultura de paz y gestión de conflictos”. Editorial Icaria, Barcelona, Cuarta reimpresión (2004) 

OROZCO, G (2006), “El concepto de la seguridad en la Teoría de las Relaciones Internacionales”, CIDOB, nº72: pp. 161-180

PÉREZ DE ARMIÑO, KARLOS (2015): “Teoría de las relaciones internacionales”, Capítulo 10, “Estudios de seguridad: de la visión tradicional a los enfoques críticos”, pp. 301-328. Editorial Tecnos, Madrid.

WAEVER, O. ( ___ ): “Peace and Security: Two concepts and their relationship”.

 7. Anexos

Esquema 1: Una breve explicación sobre la seguridad en relaciones internacionales

sin-titulo

NOTAS

[i] Gabriel Orozco, “El concepto de la seguridad en la Teoría de las Relaciones Internacionales”, CIDOB, nº72: pp. 3

[ii] Karlos Pérez de Armiño, “Teoría de las relaciones internacionales”, Capítulo 10, “Estudios de seguridad: de la visión tradicional a los enfoques críticos”, pp. 301.

[iii] Las tradiciones de pensamiento de Martin Wight se basan en visiones del mundo, formalizadas mediante los tipos ideales de hobbesianos (anarquía), kantianos (emancipación) y grocianos (orden). El objetivo de las tradiciones de pensamiento es ofrecer una visión de cómo funcionaba la política internacional antes del siglo XIX, ya que no existía teoría de las Relaciones Internacionales.

[iv] Gabriel Orozco, “El concepto de la seguridad en la Teoría de las Relaciones Internacionales”, CIDOB, nº72: pp. 4, 5 y 6.

[v] Karlos Pérez de Armiño, “Teoría de las relaciones internacionales”, Capítulo 10, “Estudios de seguridad: de la visión tradicional a los enfoques críticos”, pp. 301.

[vi] Karlos Pérez de Armiño, Ídem.

[vii] Karlos Pérez de Armiño, Ídem.

[viii] Gabriel Orozco, “El concepto de la seguridad en la Teoría de las Relaciones Internacionales”, CIDOB, nº72: pp. 4

[ix] De todas maneras, este ensayo no pretende analizar las diferencias entre paz y seguridad, sino ofrecer una voz de diccionario sobre la seguridad (internacional) en términos generales.

[x] Karlos Pérez de Armiño, “Teoría de las relaciones internacionales”, Capítulo 10, “Estudios de seguridad: de la visión tradicional a los enfoques críticos”, pp. 304.

[xi] Karlos Pérez de Armiño, Ídem.

[xii] También se incluyen otros como el realismo neoclásico, el realismo estructural defensivo, el realismo estructural ofensivo.

[xiii] Karlos Pérez de Armiño, “Teoría de las relaciones internacionales”, Capítulo 10, “Estudios de seguridad: de la visión tradicional a los enfoques críticos”, pp. 308.

[xiv] Karlos Pérez de Armiño, Ídem

[xv] Algunas variantes como el liberalismo tradicional, el liberalismo económico, el liberalismo republicano y el institucionalismo neoliberal.

[xvi] Karlos Pérez de Armiño, “Teoría de las relaciones internacionales”, Capítulo 10, “Estudios de seguridad: de la visión tradicional a los enfoques críticos”, pp. 309.

[xvii] Karlos Pérez de Armiño, “Teoría de las relaciones internacionales”, Capítulo 10, “Estudios de seguridad: de la visión tradicional a los enfoques críticos”, pp. 310

[xviii] Karlos Pérez de Armiño, “Teoría de las relaciones internacionales”, Capítulo 10, “Estudios de seguridad: de la visión tradicional a los enfoques críticos”, pp. 311

[xix] Ole Waever, “Peace and Security: Two concepts and their relationship”, pp. 78

[xx] Gabriel Orozco, “El concepto de la seguridad en la Teoría de las Relaciones Internacionales”, CIDOB, nº72: pp. 7.

[xxi] Gabriel Orozco, “El concepto de la seguridad en la Teoría de las Relaciones Internacionales”, CIDOB, nº72: pp.10.

[xxii] Karlos Pérez de Armiño, “Teoría de las relaciones internacionales”, Capítulo 10, “Estudios de seguridad: de la visión tradicional a los enfoques críticos”, pp. 310.

[xxiii] Karlos Pérez de Armiño, “Teoría de las relaciones internacionales”, Capítulo 10, “Estudios de seguridad: de la visión tradicional a los enfoques críticos”, pp. 312.

[xxiv] En los estudios críticos de seguridad también podríamos incluir a autores como M.Foucault, M.Duffield,Tarak Barkawi, Achille Mbembe, Cynthia Eloe y un largo etcétera.

[xxv] Vicens Fisas distingue entre viejos modelos y nuevos modelos de seguridad. Según él, el reto de la seguridad es desmilitarizarse, acercándola así a los auténticos factores que generan inseguridad y violencia y tratarlos con medios no militares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s