Diario de un barrioviajero: Croacia y los preparativos

El viaje de este verano tiene un nombre específico: Balcanes. Se trata de una región  desconocida, integrada por muchos países y diferentes culturas y, además, dispone del menor desarrollo socioeconómico del continente europeo. En los últimos 100 años han sufrido cinco guerras distintas, que han reconfigurado constantemente el territorio. Y concretamente, la Guerra de los Balcanes acontecida después del colapso de Yugoslavia sigue causando estragos. La configuración territorial y étnica actual es consecuencia de la fatídica guerra. A lo largo de la historia, múltiples civilizaciones se han asentado en la región, desde los romanos hasta el imperio otomano. Los estados que lo componen, caracterizados por situarse geográficamente en una importante zona montañosa, son los siguientes: Croacia, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Albania, Kosovo y Macedonia. Podríamos incluir también a Rumanía, Bulgaria y Grecia, pero se mantienen al margen. 

mapa_balcanes_2012

En el viaje los visitaré todos, junto a Hungría y Bulgaria, en un viaje de unos 43 días, primeramente diez días con mi familia recorriendo la costa croata de sur a norte, y posteriormente con un amigo, comenzando nuestra ruta en Budapest. El viaje seguirá teniendo esencia barrioviajera o mochilera, es decir, viviendo de manera precaria pero feliz, conociendo a gente variopinta y durmiendo en lugares recónditos. Nuestra intención es viajar mediante autostop lo máximo que podamos, comer de supermercado y dormir gratuitamente (sea mediante couchsurfing, bewecolme o acampando) o en hostales baratos.

Diario de un Barrioviajero pretende ser diferente esta vez. Normalmente, iba explicando mediante posts en facebook, que posteriormente se convertían en un diario, más o menos completo, de las anécdotas, los consejos, el análisis de ciertos temas y un largo etcétera. Esta vez pretendo darle un mayor grado de profesionalización, pese a las dificultades y limitaciones. Actualmente, voy escribiendo en una tableta en los ratos libres, que no son muchos. Intentaré ir subiendo al blog diarios sobre los países que visite, individualmente o por grupos de países, para luego en un futuro unificarlos en un diario general más completo, titulado algo así como Diario de un Barrioviajero: un mes y medio mochileando por los balcanes, mi séptimo diario en 3 años.

Seguramente estos artículos previos tendrán alguna falta ortográfica que se escape y una redacción más sencilla y menor elaborada, pero el objetivo es hacer entendibles mis escritos y poder ofrecer una radiografía general de los Balcanes a tiempo real. Además, se trata de una región poco conocida por mi persona, así que supone un esfuerzo doble. Apenas conozco los países con algo de detalle, por ello voy complementando lo analizado con otra información derivada de libros que iré leyendo y que me permitirán aproximarme mejor. Tengo pendiente escribir sobre Napoles y Roma pero no he tenido tiempo. Espero hacerlo próximamente, pero ahora mismo la realidad balcánica es la que me rodea.

CROACIA y el boom turístico

Así pues, comienzo con este post hablando sobre Croacia, el inicio de mi viaje. País que visité hace dos años cuando realicé el Interrail con mi hermana, visitando Istria. Pero antes de todo, un poco de información. Se trata de un país con forma de C, con una gran costa formada por diversas islas. Su población es de 4.3 millones de habitantes y su capital es Zagreb. Formó parte de la antigua Yugoslavia, pero se independizó en 1991. Dentro del territorio yugoslavo, fue la región más desarrollada después de Eslovenia (lo sigue siendo) y su renta por habitante es de unos 15.000 euros anuales. Utilizan la moneda kuna, en la que 1 euro equivale aproximadamente a 7 kunas. Desde el 2008 están en la Unión Europea y llevan en crisis económica desde ese mismo año (con una tasa de paro del 21%), en el que estalló la crisis financiera internacional. En cuanto a la diversidad religiosa, el 88% se declaran católicos, el 4% ortodoxos y el 1% musulmanes. Como veremos, la diversidad étnica y religiosa de los países se ha vuelto cada vez más notable. De hecho, en los Balcanes están los tres únicos estados europeos con mayoría musulmana: Bosnia, Albania y Kosovo. Estas características básicas pueden servir para hacerse una idea previa del país, pero esperemos que con mis impresiones y los análisis pueda facilitar a la comprensión.

IMG-20170721-WA0007

Importante madrugón en Barcelona para partir al cada vez más conocido Dubrovnik, conocido por la serie de Juego de Tronos. Y es que Croacia es un país de moda, en plena ebullición. En los últimos años ha tenido un boom turístico sin precedentes. El máximo lugar de ello es Dubrovnik, la ciudad más cara y bonita de Croacia. Realmente es preciosa, en la que las casas color piedra y los tejados rojos producen un brillo único, parecido al de Lisboa. Las murallas que rodean al barrio viejo son enormes y bonitas, que cumplieron la función de proteger a lo que fue una especie de Venecia 2.0. Una ciudad comercial y marítima que permaneció independientemente durante varios siglos. Efectivamente es muy bonita, pasear por el barrio viejo impresiona, pero los precios no dejan indiferentes. Subir a las murallas, 20 euros, una cerveza 3 o 4 euros, una pizza en restaurante 12.

IMG-20170721-WA0008

Más allá de pasear por el barrio viejo uno puede disfrutar de las playas que hay, bastante bonitas y de fácil acceso. En general, el turismo es variado pero tiende al familiar y al de pareja, y de manera abrumadora, al turismo crucerista que invade la ciudad hasta las 15.00 con unas 8000 personas deambulando por el barrio viejo y sus confines. Está claro que la serie Juego de Tronos ha ayudado a darle fama a esta ciudad, ya que las guías, las conversaciones de mucha gente, el merchandising, etc está plagado de cosas de la serie. Resulta un poco agobiante y borreguil. Pero sí, Dubrovnik es la capital de los Siete Reinos, Desembarco del Rey, escenario de mil y una anécdotas. Es inevitable pensar en la serie para los seriéfilos, pero la realidad dista bastante del decorado de la serie; cosas de los efectos especiales.

Algo que me llamó la atención fueron las pistas underground de waterpolo que hay montadas en las playas. Junto al fútbol y el baloncesto es el deporte nacional, que también mueve bastantes masas. El waterpolo se practica muchísimo en los Balcanes. En este sentido, la fisionomía croata parece ser más grande que por lo menos la española. Realmente puedes ver a mucha gente alta, pero cabe añadir que muchas veces se confunden con los alemanes, que inundan las costas croatas de arriba a abajo. Creía que era un destino de moda en España y en Italia (por proximidad, pero sobre todo los italianos van a la península de Istria, al norte de Croacia), pero los alemanes o los centro europeos son los más abundantes, sin lugar a dudas. Sus melenas rubias, su corpulencia y su forma de hablar los delatan. Y tampoco podemos obviar a los japoneses con sus cámaras de última generación y sus paraguas para protegerse del sol, que también eligen como destino Croacia.

IMG-20170721-WA0016

Seguidamente de Durbovnik, fuimos a Split, la segunda ciudad más poblada de Croacia después de Zagreb, también con costa y con un importante puerto. A diferencia de Dubrovnik, se respira un ambiente más juvenil y fiestero, así como una infraestructura urbana menos cuidada. Me sorprendió, por ejemplo, lo bien cuidado que estaba Dubrovnik en general: donde hay dinero… Desde Split se puede ir Hvar, una isla tipo Menorca de 20km de largo para relajarse, bastante pija, en la que se pueden visitar bonitos pueblos costeros. Split también posee un bonito centro histórico de la época romano, menos conservado que Dubrovnik pero igual de hechizante.

IMG-20170722-WA0043

En Croacia hace bastante calor. Quizás no tanto como en España, pero según la zona, los 34-35 al mediodía los puedes pillar. Como amanece antes (sobre las 5), las horas de calor fuertes son relativamente antes. En muchas cosas me recuerda al mediterráneo español, toda una costa apta barata bañarse y disfrutar de las pequeñas calas con agua cristalina. Está menos masificado y todas las playas son de piedra, así que mejor pillarse unas cangrejeras y una esterilla para poder estar más cómodo. Imprescindible un cochecito si se quieren visitar calas con comodidad. Los croatas en vacaciones van a sus queridas y preciosas playas, y el turismo, cambió del serbio yugoslavo al alemán europeísta.

Seguidamente, nos dirigimos a Zadar, otra bonita ciudad de la costa croata, pero no tan turística. También tiene un barrio viejo muy bonito, y a priori, los precios descienden. Dentro del centro de la ciudad destaca el órgano, una especie de escaleras situadas en el malecón de la ciudad que hacen un sonido musical con el agua del mar. Después de eso nos cayó una tormenta tropical y nos cogió frío, que acabamos paliando con comida típica croata. En la costa croata se puede comer muy bien, y los platos más típicos son el pescado y el marisco, los arroces y la pasta, y la pizza, todo con un toque muy mediterráneo. Es recomendable parar en restaurantes croatas cercanos al mar y aprovechar el pescado fresco que suelen vender.

IMG-20170725-WA0006

Otro aspecto interesante es el carácter croata. De manera cuñada, tienen normalmente un aspecto serio, muy eslavo, una fisionomía tirando a rusa pero menos rubios y más morenos. Tienen fama de ser directos…o eso dicen las guías. Supongo que a lo largo del viaje me iré construyendo una imagen del hombre o mujer balcánico, con todos los tópicos que puedan haber. Con el tiempo lo iré describiendo. Aun así, tienen ese toque mediterráneo y esa pasión por el sol y playa muy parecido a España.

Después de Zadar fuimos a Plivitce, el parque nacional más famoso de toda Croacia. La categoría parque nacional es la más alta dentro de la legalidad de los estados, lo que significan que son zonas casi vírgenes en las que está prohibido edificar y están muy bien conservadas. El turismo que genera Plivitce es impresionante, haciendo un negocio increíble a pueblos que están incluso a 20 kilómetros del parque, justamente donde nos hospedamos, en un pueblucho rural con vacas y prados rodeándote. La tranquilidad del campo en comparación a la simpatía playera. E incluso nos bajó la temperatura, llegando a 13 grados a las 6 de la mañana, momento en el que uno se tiene que despertar para ir a Plivitce si quiere disfrutar con tranquilidad los lagos que lo atesoran sin hordas de turistas.

IMG-20170726-WA0014

Los lagos de Plivitce son una visita obligatoria para cualquier turista o viajero que desee conocer otra Croacia. En un trayecto de unas 4 o 5 horas, realizas un camino, en la que puedes coger un barquito y un bus, viendo la inmensidad de los paisajes, una combinación de lagos, cascadas y montañas verdes increíble. Un paisaje difícil de superar, posiblemente de lo más bonito que he visto junto al lago Bojinh en Eslovenia. El precio son alrededor de 20 euros, con descuentos para niños y estudiantes.

Por último, acabamos en la capital de Croacia, Zagreb, el centro politico, económico y cultural del país, albergando a un total de 1 millón de croatas, ¼ de todo el país. Una ciudad desconocida en el centro de Europa en comparación a Viena, Budapest o Praga, pero con mucho encanto y mucha vida. Realmente me sorprendió, tanto a nivel paisajísptico como a nivel social. Realizamos un free tour muy interesante por el centro de la ciudad, la opción más recomendable para conocer de un primer vistazo a la ciudad y recibir datos y anécdotas de la misma. Una ciudad que, pese a su esplendor creciente, sufrió una guerra hace 20 años. En el momento en el que llegamos a la plaza donde se ubicaba el Parlamento croata, Luka, el guía, nos hizo una pequeña reseña de la historia política reciente del país, pero sin mojarse y evitando el debate. Sin duda alguna, la guerra de los Balcanes está presente aun, causando estragos y recuerdos a las diferentes comunidades que componen a la región. En Croacia se enfrentaron los serbios y los croatas tras la proclamación de la independencia de Croacia en el 1991, y la guerra duró cinco años, suponiendo masacres y el exilio de miles de serbios (residentes en Eslavonia, la zona del este de Croacia).

IMG-20170722-WA0021

Croacia sufrió bombardeos por parte de la aviación serbia en varias ciudades, como en Zadar, y en ciudades como Karlovacko, que paramos para pasear un rato (nos pareció una ciudad desértica y sin ambiente), nos sorprendió ver la cantidad de edificios que hay con disparos de la guerra. Mientras que algunos lugares se ha podido reparar los daños de la guerra, en Karlovacko, una ciudad más empobrecida que lo mainstream, se observa otra realidad de Croacia. La costa croata se nutre del turismo, pero otras zonas no tienen esa suerte. Es realmente impactante observar las diferencias sociales dentro de los propios países. Con Barcelona pasa lo mismo, lleva a un turista a San Roque y a ver que le parece.

Como hemos  visto, con el fin de la Guerra Fría estallaron muchos conflictos armados. Acostumbrados a pensar que Europa es un continente pacífico y democrático, cuesta creer que  hace tan solo 20 años hubiese una guerra de tal magnitud e incluso genocidios (cuando lleguemos a Bosnia ya se tratará). El análisis de conflictos es realmente interesante, a la vez que frustrante y decepcionante, y la paz se sigue construyendo, lentamente. Aprovechando su historia política me pillé un libro sobre la antigua Yugoslavia en una librería de Zagreb, que espero que me sirva para comprender un poco mejor todo lo sucedido.

IMG-20170722-WA0034

Únicamente me quedan dos días para reencontrarme con mi amigo David, que llega a Budapest desde Barcelona. Hasta el momento, he viajado cómodamente y sin preocupaciones con mi familia. Me quedo solo dos días, en los que he pillado, de momento, una noche de hostal en Zagreb para después ir a Budapest.  Lo que ocurrirá próximamente no se sabe, pero la odisea balcánica ya ha comenzado.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s